Los términos medios

NOV, 19, 2018 | 00:02 - Por MANUEL CASTRO M.

En el país, frente a la inocultable crisis económica, conocedores del tema exigen medidas económicas radicales, por supuesto de alto costo político, pero no ven otro remedio, pues en el 2019, 2020 o 2021 (con otro gobierno) viviremos una situación terrible: deudas, pago de altos intereses, igual número de burócratas, sueldos atrasados, un seguro social tambaleante. El remedio que sugieren es: cero déficit fiscal para el 2021, disminución del gasto corriente, fin de los subsidios a los combustibles, a cambio de mejoras del subsidio a la pobreza, reforma tributaria integral. Frente a ello el Gobierno propone el gradualismo. La situación política y económica del país no es una simple gripe, a la que los médicos recomiendan “haga cama” y pastillitas, sino llevar adelante una reforma valiente, pues finalmente los  beneficiados serán los grupos económicos más débiles.


Vargas Llosa, tan comentado en estos días, en su obra “La llamada de la tribu” entre los pensadores que cita está Federico Augusto von Hayek, a quien considera que le ha permitido salir “de las ilusiones y sofismas del socialismo”, pues además proponía “ideas más radicales para conseguir , en democracia, aquello que el colectivismo y  el estatismo habían prometido”. Al respecto, parece que el Gobierno aún sigue con las recetas económicas del socialismo del siglo XXI aportando sus estáticas dosis de buena fe y bondad.


Dice Vargas Llosa: “Hayek detestaba los términos medios y las aguas tibias, era un hombre de extremos, lo que motivaba que, entre sus grandes aciertos, cometiera a veces errores garrafales” pero que de todas formas “reinvindica el liberalismo clásico”, esto es, que “el Estado no puede regular totalmente el crecimiento económico y asegurar el pleno empleo”.


Tales aseveraciones nos llevan , aparte de aplaudir la brillantez intelectual de Vargas Llosa, a tomar en cuenta su pensamiento y doctrina, desde luego corrigiendo los excesos y afrontando las consecuencias de ciertas decisiones radicales indispensables. Chesterton afirma: “Todo acto es un sacrificio. Al escoger una cosa rechazamos necesariamente algunas otras”.  

[email protected]
 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Un Estado fallido

00:40 | | El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible.

El doctor Julio César y la vejez

00:35 | | Se ha vuelto un oxímoron hablar en el Ecuador de políticos honestos. “Yo quisiera que ella llegue a mi edad. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

Un sitio en la historia

00:30 | | Cinco años de ausencia, silencio e injusticia. Un paro cardíaco puso fin a más de medio siglo de diplomacia de Diego Cordovez Zegers, quiteño nacido en 1935, de gran reputación, influencia y credibilidad a nivel nacional y mundial.

Lenín, ¿eres tú?

00:25 | | Dos años de gobierno y para mí solo hay una cosa clara: Lenín es un maestro de la política. Cuando fue vicepresidente de Rafael Correa, era una figura bonachona, dedicado a las causas sociales y poco embarrado en la política diaria.

La resta es mayor que la suma

00:20 | | Nunca consideré que Cristina Kirchner fuera una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio Macri. Siempre afirmé lo contrario.

Verdades a medias

00:15 | | El reino de la mentira es una matriz que direccionan los políticos con sus decisiones y omisiones; la reproducen al camuflar hechos y tapar nombres cuando la corrupción campea.

Yunda: defensa y aliados

00:10 | | La historia luminosa de Quito no tiene por qué detenerse en el oscuro reduccionismo con el que el articulista Juan José Illingworth culpa a Quito y victimiza a su ciudad para precautelar todo flujo económico direccionado a su molino.

Leer a Marx no daña a nadie

00:05 | | Carlos Marx no puso bombas, no hizo fusilar a nadie, no mandó a nadie a campos de concentración ni los obligó a expatriarse, tampoco propuso la estatalización burocrática y policial de la sociedad.

COLUMNISTAS