Estamos ‘infoxicados’

ABR, 19, 2019 | 00:02 - Por Diego Cazar Baquero

En un país sumido en una batalla doméstica de revanchismo y bajezas, como Ecuador, todo está atravesado por etiquetas: eres de un bando o eres del otro. Así hacen oposición, así juzgan, así hacen política pública. ¡Así opinamos!


Los casos Assange y Ola Bini son mucho más que banderas del funcionario de turno. Detrás del barullo noticioso están en juego derechos y libertades, pero ni siquiera el periodismo olfatea lo que debe. Urge, por ejemplo, hablar de la universalidad de la internet, de la obligación que tienen los Estados a garantizar una internet abierta, accesible para todos y con la participación de actores diversos. Pero, en cambio, hay represión.


Reducir las políticas de Estado y la convivencia social a dos únicas sectas reprime también nuestro discernimiento. 


Algunas preguntas urgentes son: ¿es legítimo que los gobiernos declaren lo que se les antoje como secreto de Estado? ¿Quién define un secreto de Estado? ¿Por qué no podemos conocer por dentro las decisiones sobre nuestros destinos? ¿Por qué no exigir transparencia a la banca sobre lo que hace con nuestro dinero? 


Los pocos políticos inteligentes aprovechan la ignorancia para posicionar sus ideas de venganza vaciándolo todo de sentido. Los demás –la mayoría– se hacen llamar políticos y embadurnan de basura el debate público. Hay batallones ridículos de usuarios a sueldo que se comportan como en ‘vendetta’ entre mafias, que no supieron repartirse lo robado. Nos confunden, nos “infoxican”. El mismo Julian Assange terminó siendo carnada de la macabra maquinaria política global y cometió ilegalidades por las que tendrá que responder. Pero no podemos permitir que se detenga a ciudadanos como Ola Bini sin pruebas, ni que se violen sus derechos por sospechas que provienen de la ignorancia. 


Verlo todo entre villanos y superhéroes de ocasión anula las discusiones esenciales. ¿Cuántos Ola Bini más habrá que apresar? Seguir el juego a las pandillas invisibles de la web nos convierte en “infoxicados” esclavos de políticos y mercenarios de la información que pelean batallas que no son nuestras.


[email protected]
 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Un Estado fallido

00:40 | | El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible.

El doctor Julio César y la vejez

00:35 | | Se ha vuelto un oxímoron hablar en el Ecuador de políticos honestos. “Yo quisiera que ella llegue a mi edad. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

Un sitio en la historia

00:30 | | Cinco años de ausencia, silencio e injusticia. Un paro cardíaco puso fin a más de medio siglo de diplomacia de Diego Cordovez Zegers, quiteño nacido en 1935, de gran reputación, influencia y credibilidad a nivel nacional y mundial.

Lenín, ¿eres tú?

00:25 | | Dos años de gobierno y para mí solo hay una cosa clara: Lenín es un maestro de la política. Cuando fue vicepresidente de Rafael Correa, era una figura bonachona, dedicado a las causas sociales y poco embarrado en la política diaria.

La resta es mayor que la suma

00:20 | | Nunca consideré que Cristina Kirchner fuera una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio Macri. Siempre afirmé lo contrario.

Verdades a medias

00:15 | | El reino de la mentira es una matriz que direccionan los políticos con sus decisiones y omisiones; la reproducen al camuflar hechos y tapar nombres cuando la corrupción campea.

Yunda: defensa y aliados

00:10 | | La historia luminosa de Quito no tiene por qué detenerse en el oscuro reduccionismo con el que el articulista Juan José Illingworth culpa a Quito y victimiza a su ciudad para precautelar todo flujo económico direccionado a su molino.

Leer a Marx no daña a nadie

00:05 | | Carlos Marx no puso bombas, no hizo fusilar a nadie, no mandó a nadie a campos de concentración ni los obligó a expatriarse, tampoco propuso la estatalización burocrática y policial de la sociedad.

COLUMNISTAS