Juego limpio

MAY, 19, 2019 | 00:05 - Por FABIAN CUEVA

Fabián Cueva Jiménez

El fútbol es un espacio de actividad social que genera grandes noticias, sentimientos, injusticias y fanatismos, moviliza masas y por eso es muy popular en el mundo. No precisamente sirve para solucionar problemas de sus seguidores, es una válvula de escape, borra momentáneamente ingratas situaciones personales y familiares.

Desde nuestro enfoque, es un “instrumento  indispensable para la educación y la formación de nuestros jóvenes”, tal cual como lo concibe el español Vicente Del Bosque. 

En Ecuador el fútbol profesional creo se convulsionó. Otro español, Ismael Rescalvo, entrenador calificado (¿?), se separó de un equipo en pleno campeonato para ir a otro, abandonó un proceso y a jóvenes deportistas que aspiraban a un crecimiento físico- intelectual y supuestamente en valores y actitudes. Increíble, se cortó  por más dinero.

El tema tratado por los actores en todos los medios de comunicación dejó, para los afectados: indignación, decepción por la deslealtad y la ausencia de  “juego limpio”; para el renunciante: sencilla y fríamente un contrato cumplido; para los del nuevo equipo,  el aprovecharse de la simpleza en la firma de un compromiso con salida legal; y, para otros: una conducta impropia de los “grandes”, la desconfianza, rechazo y repudio. 

Ser Director Técnico es una profesión que conlleva a más de ética personal, la de su oficio; es decir, el cumplimiento de principios y de éstos, uno básico, el de la buena fe, que significa ejercer con rectitud, franqueza y honestidad, sin engaños.

El impacto  en la educación de estos malos ejemplos es real y repulsivo, esas conductas confunden a niños y adolescentes, pues mientras las actitudes de los padres y profesores son decentes, las que se producen en ese ambiente futbolero terminan desorientando. Unos educan y otros, deseducan.

La Constitución ecuatoriana burlada, Art 83, Nro. 12, obliga a “ejercer la profesión u oficio con sujeción a la ética”. Otra vez apareció el homo “vivisimus”, el que “juega como vive”, para ganar partidos, sin moral alguna.


[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Por acciones prontas y radicales

00:15 | | Dos manifestaciones desafiantes, por su nivel de violencia, están en el escenario público como muros infranqueables para las autoridades.

¿Seguimos fingiendo?

00:10 | | Desde el inicio, la gestión del presidente Lenín Moreno se basaba en fingir. Fingir que nadie en su gobierno había sido correísta.

Zamora: 25 años

00:05 | | Tiene la edad de Cristo y en los últimos 25 años, su vida ha estado dedicada al canto lírico, popular, folclórico. Instrumentista múltiple y compositor, su ciudad natal es la base de operaciones de su formación y de su proyección como artista y maestro.