Pecados, al cura Tuárez

JUN, 16, 2019 | 00:20 - Por KLEVER MANTILLA

Kléber Mantilla Cisneros

Del nefasto correato opresivo arrastramos el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social. Una ambigüedad discursiva que nació para abarcar los espacios democráticos de la sociedad, confundir las funciones de los poderes estatales; y, durante la década asaltada, ser el substrato del populismo despilfarrador. Hubo culto a Correa y de ese despojo partidario florece un pequeño grupo aún desconocido; que, hoy por hoy, es comandado por un sacerdote, en dualidad laboral con la política pública.

En su primer día, el cura José Carlos Tuárez se mostró presuntuoso y exigió al presidente Lenín Moreno nuevas instalaciones para desde ahí observar, vigilar, anular, elegir, tergiversar y modificar el ente designado para elegir autoridades de control. Una sátira parecida a los designios de la Corte Constitucional que aprobó el matrimonio igualitario; que en realidad, es un neolenguaje para la legitimidad homosexual y transexual. Dadas ciertas distracciones de una sociedad curuchupa, es una polémica que incendia las calles con magnitud de gran rebelión, más rápida e intensa que la crisis carcelaria; la prohibición del aborto, pedofilia en las iglesias; o que unos militares asesinen a inocentes. Silencio y misa convocaría el párroco.

Es que la alta tecnología es un monopolio todopoderoso que completa el engaño. El nuevo Consejo de Participación, la Asamblea, las Cortes, la Policía, los municipios y las cárceles, requieren cámaras y provisiones tecnológicas para quedar bajo control absoluto y global. Así pues, convivir en ‘normalidad’ representa receptar y emitir efímeras alegrías deportivas a manera de mensajes sean de Carapaz, en ciclismo, o de la ‘Tri’, en fútbol; pero, también, descuidar y confundir problemas estructurales como sería evaluar 77 Estados de emergencia fallidos; el cruce de facturas correspondientes al pago de campañas presidenciales ilícitas; o realizar auditorías quiméricas a inefables intocables: Carlos Marx Carrasco y René Ramírez siguen siendo piezas angulares.

El cura Tuárez tiene que acudir a las universidades donde proclaman el uso de drogas, prótesis, sexo, implantes, algoritmos, robots, escáner, 5G e inteligencia artificial; y saber los pecados de la educación ecuatoriana. No trata el calentamiento ambiental planetario, la familia orgánica, la explotación minera sin cuidado del agua dulce, la nutrición infantil, el horrendo consumo y el uso del plástico. En fin, ética y moral deshumanizante, acarreada a ciegas y de observación obligada a cualquier sacerdote. 


[email protected]
@klebermantillac


 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Que lamentablemente elegimos

00:06 | | La Asamblea Nacional tropieza con un problema que se veía venir ante su inestabilidad, faltas de consensos y “desideologización” de los bloques que la componen.

La Academia

00:04 | | El 24 de julio de 1909, en Quito, se suscribió el acta de fundación de la Sociedad Ecuatoriana de Estudios Históricos Americanos, dirigida por Federico González Suárez.

No es culpa de la vaca

00:02 | | Nos lamentamos los desaciertos, robos, abusos y más arroces de estos últimos doce años, con fundamentos ciertos desde luego.