Milagro…

SEP, 21, 2019 | 00:05 - Por ROQUE RIVAS ZAMBRANO

Roque Rivas Zambrano

Jesús mide un metro noventa. Se acomoda, encorvado, en su Chevrolet Beat, el auto que le permite reunir el dinero para mantener a su familia en Ecuador. Mientras conduce, abre la galería de fotos en su celular para mostrarme un milagro: su hija. “Ella fue planificada”, me dice, mientras la emoción se apodera de sus palabras y el pecho se le agranda de orgullo.

La pequeña, que cumplió nueve meses, viste de color salmón, luce radiante, tiene rizos y custodia un pastel de chocolate. Sesenta días atrás, la misma bebé sonriente de la imagen estaba en la incubadora, imaginando que navegaba en el vientre de su mamá, mientras todos sus órganos maduraban. 

“No tenía uñas, ni tetillas”, explica Jesús riendo, al recordar el primer encuentro con su primogénita que, debido a un embarazo de alto riesgo, llegó apresuradamente al mundo. La clasificaron como “prematura extrema”. Los riesgos de esta condición son múltiples y aterradores. 

Los médicos vaticinaron problemas con el desarrollo de la visión, de posibles derrames cerebrales, insuficiencias respiratorias, cardiacas, infecciones, traumatismos y hasta muerte. Según la OMS, las complicaciones relacionadas con la prematuridad son la principal causa de defunción en los niños menores de cinco años. Pero Jesús nunca perdió la fe.  Había esperado tanto por su niña, que nada podía salir mal. En el pasado, cuando lo intentó por cuatro años, no logró ser papá. Probó tratamientos en su natal Venezuela pero no obtuvo los resultados esperados. 

En un país lejano, volvió a  probar con más suerte.  No fue fácil (nada lo es para los migrantes). Tuvo que dejar su negocio de comida, para dedicarse más tiempo a cuidar de su pareja. Hoy, pese a lo difícil de la situación, es feliz con el milagro: su hija, prematura extrema, sana y completa. 


[email protected]
 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Paro: Mucha tela por cortar

| Finalizó el paro nacional. No voy a analizar las ganancias y las pérdidas. Si me voy a detener en tres aspectos, que me parecen igual de importantes.

La encrucijada nacional

00:15 | | Los economistas se rompen la cabeza, mientras los aficionados ofrecen todo tipo de soluciones – unas creativas, otras trilladas; muchas populistas.

El Estado doblegado

00:10 | | Los ecuatorianos solemos avanzar cien pasos para luego retroceder noventa y nueve.

Ciegos

00:05 | | Los ilustradores otomanos que están a órdenes del sultán turco, en ‘Me llamo rojo’, de Orhan Pamuk, son activistas políticos, pues sus trazos, colores y formas preservan la tradición pictórica oriental y lo que dictan los preceptos religiosos de no hacer idolatría.