Secciones   /   Variedades

Christina Koch llega con estudios alentadores desde el espacio

FEB, 09, 2020 |

Redacción WASHINGTON

EFE

La astronauta estadounidense Christina Koch regresó el jueves a la Tierra después de 328 días en el espacio. Con esto alcanzó el hito de ser la mujer que más tiempo ha permanecido fuera de la atmósfera terrestre durante una sola misión, aunque el récord acumulativo, tras varias misiones, lo atesora, con 655 días, la también estadounidense Peggy Whitson.

Koch llegó desde la estación espacial internacional con el astronauta italiano Luca Parmitano y el cosmonauta ruso Alexander Skvortsov -ambos de la Agencia Espacial Europea-.

Durante el periplo de su misión, esta científica fue parte de otro hecho histórico en la carrera por conquistar el espacio, pues en octubre de 2019 fue protagonista, junto a Jessica Mier, del primer paseo fuera del planeta conformado únicamente por mujeres.

Sin embargo, el primer paseo íntegramente femenino se suponía que iba a realizarse por la propia Koch y Anne McClain en marzo del mismo año, pero llegado el momento solo había un traje femenino en la estación, lo que obligó a postergar este hito.
 

Cristalizar tumores 
En los 328 días, Koch participó en diversas investigaciones llevadas a cabo en la estación espacial, entre las que se encuentra un estudio de la fuerza vertebral en el espacio, que busca definir el impacto que tienen los vuelos espaciales en la degradación muscular y ósea de la espina dorsal y el riesgo de ruptura de los huesos en relación a esto.

EL DATO
Actualmente, la NASA tiene en activo a 48 astronautas, de los que 16 son mujeres. 
Con este trabajo, la NASA espera poner remedio a estos problemas y prevenirlos con nuevas medidas, como la reducción de las fuerzas a las que los astronautas son expuestos en el despegue desde la Tierra.

Pero, de todos los experimentos de los que Koch ha sido parte, la agencia espacial estadounidense destaca el que desarrolló sobre los cristales en microgravedad, que consiste en la cristalización de la membrana de una proteína ligada al crecimiento de tumores y la supervivencia al cáncer. Es una investigación con los resultados de la cual la NASA espera ayudar en la implementación de tratamientos contra esta enfermedad.