Secciones   /   Policial

Presunto asesinato se registró en Isinche

FEB, 21, 2020 |

Pesquisa. La Fiscalía investiga una presunta muerte violeta.

En Isinche de Tobares, en Pujilí, la noche del martes se registró una muerte violenta donde perdió la vida Mario Ronquillo de 39 años. Según las primeras indagaciones, el occiso habría llegado en estado de embriaguez hasta su domicilio, donde en medio de una pelea habría caído al piso. 

En la investigación verificarán si la mujer era víctima de violencia intrafamiliar. La pareja procreó tres hijos, quienes  estarían bajo la protección de sus familiares. 

Augusto Semanate, fiscal provincial de Cotopaxi, manifestó  una vez que se conoció sobre la presencia de un cuerpo sin vida al interior de una vivienda se trasladaron hasta el lugar,  el fiscal con agentes de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) donde tomaron el procedimiento del caso. 

Al llegar al lugar, observaron que la persona fallecida presentaba signos de lesión a nivel del cuello, en la región frontal, así como en la rodilla, lo que hacía presumir que obedecía a un hecho violento,  en el lugar se encontraba su cónyuge Ana Z. quien presentaba lesiones a nivel del rostro, cabeza y cuello. 

El fiscal en uso de sus atribuciones que contempla la ley, dispuso la retención de la señora para realizar las investigaciones que les permita esclarecer los hechos, por lo que fue trasladada al Centro de Detención Provisional (CDP) hasta que se realice la audiencia de calificación de flagrancia y se defina la situación legal de la mujer. 

El cuerpo sin vida fue trasladado hasta la morgue del cementerio general de Latacunga, donde se realizó la necropsia de ley y se dio a conocer que la causa de muerte fue asfixia mecánica por estrangulamiento, lo que significa que estaría frente a un presunto asesinato. 

Según versión de la presunta victimaria el día anterior al hecho, habría llegado su ex conyugue en estado etílico con quien mantuvieron una discusión y un enfrentamiento y producto de la pelea el ciudadano habría caído al piso y creyó que por la ingesta del alcohol se quedó dormido y le dejó que permanezca toda la noche en el lugar, al siguiente día trata de incorporarlo pensando que estaba dormido, donde se percata que no tenía signos vitales.  

El Código Orgánico Integral Penal (COIP) en su artículo 140 numeral uno establece que la sanción por el delito de asesinato es de una pena privativa de libertad de 22 a 26 años. 

 El coronel Edison Valverde, comandante de Policía en Cotopaxi, manifestó que, según la versión de la mujer, el hombre la agredía cada vez que consumía licor, por lo que el martes en la noche no fue la excepción, solo se defendió y el hombre habría caído al suelo, pensó que se quedó dormido, razón por la que lo tapó y cuando ya no se movía llamó a la Policía. 

El Juez determinará si la muerte violenta se registró en  defensa propia o fue intencional. (MT)