Disfrutar sin culpas

MAY, 19, 2019 | 00:30 - Por MARIANA VELASCO

Mariana Velasco

En el siglo XXI, entre los valores que deberían exaltarse, está el de asegurarse de que la maternidad se decida con plena conciencia en vez de constituir una imposición. Al Estado le corresponde respaldar, más no coaccionar. 

Si una mujer decide ser madre, debe tener apoyo para llevar a cabo esa labor: educación gratuita desde la guardería y un buen sistema de salud que la acompañe durante la crianza. Si otra decide no serlo: facilidad para disponer de su cuerpo. Sería la forma de honramos a nosotras mismas, buscando un equilibrio entre la realización personal y las obligaciones de la maternidad, para disfrutar sin culpas ambos aspectos de nuestra vida.

Poco se habla de la cantidad de trabajo que la maternidad representa; de la pérdida de libertad, intimidad y tiempo para realizarse profesionalmente que implica la crianza de los hijos. No todos abordan el tema por miedo al juicio negativo de la sociedad.

De las “supermadres” habla Lina Meruane en ‘Contra los hijos’, donde nos describe como mujeres extremadamente ambiciosas, que aspiran a la perfección en todos los aspectos de la vida y que la mayoría de las veces mueren en el intento. 

Hace más de cuatro décadas, en Dublín conocí la obra de la autora inglesa, Virginia Woolf, una de las principales escritoras y ensayistas británicas del siglo XX, tanto por su producción literaria como por su trabajo como editora y activista a favor de los derechos de la mujer. Su libro ‘Una habitación propia’ me acompaña en la lucha por conseguir la igualdad de la mujer.

Por fortuna las cosas han cambiado en los últimos tiempos. Ser madre, no es una obligación tácita y el costo emocional de abstenerse, ya no existe. Mientras, pienso en mi hijo que un día engrosará el ejército de la infelicidad de los huérfanos…


[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Del aborto y del cannabis

| Lo aprobado esta semana en la Asamblea Nacional es una ofensa a la mujer, ser divino, cimiento del hogar y fuente de vida, a la que debemos respetar y haber mantenido la penalización del aborto, sea cual fuere el origen de su gestación, representa un atentado a sus derechos. Solo es ella la que puede decidir qué hacer con su cuerpo. Los hijos deben ser bienvenidos, deseados, programados.

Resurgimiento de la humanidad

| Siempre he tenido la buena estrella de encontrarme con una historia o una frase que me hace recobrar la fe y la esperanza en nosotros como humanidad, precisamente en momentos que parece que nuestra sociedad no logra visualizar su norte.

¿Por qué tanta infamia?

00:15 | | Twitter hizo una limpieza de su nido y dejó fuera1.019 cuentas ecuatorianas, en su mayoría falsas, vinculadas al partido político de gobierno Alianza PAÍS, según un despacho de la agencia AFP, fechado en Washington.

Malos malos y malos buenos

00:10 | | El 17 de septiembre se cumplieron ochenta años de que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) invadiera Polonia, luego de haber firmado un pacto de amistad con el Tercer Reich o Alemania Nacionalsocialista.

Milagro…

00:05 | | Jesús mide un metro noventa. Se acomoda, encorvado, en su Chevrolet Beat, el auto que le permite reunir el dinero para mantener a su familia en Ecuador.