Ostras o almejas

MAY, 21, 2019 | - Por CARLOS TRUJILLO SIERRA

CARLOS TRUJILLO SIERRA

Decimos u oímos que el mundo es una ostra (imagínese una ostra aferrada a una roca a orillas del mar) o es tan cerrado como una almeja (usted necesita un cuchillo y fuerza y maña para poder abrirla). Y mentalmente somos cerrados o ciegos como los topos. Gracias a los telescopios, satélites y sondas podemos ver un agujero negro o una nébula a miles de años luz, pero no distinguimos la triste realidad en la puerta de nuestra casa, o a la vuelta de la esquina.

Le oímos en la radio o le vemos en la televisión al Papa Francisco pero no oímos el llanto de millones de niños con hambre, dolor o maltrato. Con solo un ojo, de visión nublada captamos pasivamente la tragedia de millones de mujeres oprimidas, maltratadas y hasta asesinadas, porque son mujeres, en el colmo del desencanto hay mujeres que defienden esos llantos y maltratos. Con la velocidad del rayo, recibimos imágenes escabrosas y esas mismas imágenes son olvidadas en cuestión de minutos o segundos.

Las grandes religiones monoteístas (Dios, Jehová, Alá) se aferran a costumbres milenarias como si el mundo no cambiara y persisten, cada una de ellas, en ser la única e indiscutible verdad, el resto simplemente es ignorancia, primitivismo, casi inhumanidad. Cuando de cerca de 8 mil millones de seres humanos apenas la tercera parte es cristiana y católica, en dos mil años de proselitismo, todavía no han podido convencer al resto.

Cuando estemos dispuestos a aceptar que no somos superiores al resto de prójimos se abrirá la posibilidad de entendernos mejor. Es posible abandonar esos mandatos tiránicos. El Sultán de Brunei, el legítimo no el nuestro, dio marcha atrás y a un mes de aprobar la ley que condenaba al apedreamiento (de mujeres por adulterio-¿por qué no de hombres?) y del colectivo gay. Ahora pueden pecar sin miedo a ser apedreados.

[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Ha partido un grande

| Ha emprendido el viaje sin retomo un amigo muy querido de todos, Alfredo Estupiñán Ortiz, deportista de alto nivel, profesional de la ingeniería eléctrica.

Salgamos del estancamiento

| Esmeraldas se ha quedado en el tiempo, no tanto como una aldea, pero sí rezagada, entre los ofrecimientos y las luchas politiqueras.

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS