Adiós, hermano…

JUN, 15, 2019 | 00:05 - Por ROQUE RIVAS ZAMBRANO

Roque Rivas Zambrano 

A finales de agosto de 2017, viajé a Flavio Alfaro para matricular mi camioneta. Mi hermano, Tulio, quien más se parece físicamente a mi padre, me acompañó y fue el conductor designado en esa ocasión. En el camino alcanzó a ver, a lo lejos, sentado en una silla afuera de una tienda, a Vicente, el mayor de nosotros. Se estacionó para saludarlo. Vicente dejó a un lado sus muletas -las que lo acompañaban luego de un accidente de tránsito- y me abrazó. 

Me dijo: “¡Roque!, anoche soñé con usted”. Llevaba un bulto en el que había queso, frutas y verde, y me lo entregó. Tuvo la extraña corazonada de que me iba a encontrar. Agradecí su generosidad y lo invité a almorzar. Durante la comida, hablamos de la vida, sus travesuras y de lo que cuesta adaptarse a los cambios después de la enfermedad. Nunca pensé que esa sería nuestra despedida.

Vicente fue un hombre de campo. Lo recuerdo trabajando la tierra, conduciendo su Nissan Junior, en que transportaba productos desde la ciudad a la finca; riendo a carcajadas, contando historias o comiendo, con gusto, en las casas a las que lo invitaban a pasar.

Fue el único de los hermanos que decidió hacerse cargo de las hectáreas que con tanto esfuerzo adquirió nuestro padre. Construyó una casa enorme de madera, que acogía a sobrinos, primos, nietos… todos crecieron, se casaron, y el caserón se convirtió en un desierto. La salud de Vicente se deterioró al igual que su ánimo. 

Cambiar la vida entre animales, plantas y gente querida, por la de hospitales, habitaciones con paredes blancas y médicos le resultó desalentador. Hace unos meses le detectaron un tumor en el riñón. No resistió las diálisis, ni quiso someterse a cirugías. El jueves, a las 8:00, terminó para él la pesadilla y para quienes nos quedamos el inicio de la despedida. 


[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Saber conducir

| Diariamente abundan los accidentes de tránsito en ciudades y carreteras con consecuencias fatales, generalmente sin que se remedie el mal que crece vertiginosamente.

Tembladera entre los jueces

00:15 | | La Ley es clara sobre las facultades de la Judicatura para evaluar.

El peligro de las palabras

00:10 | | Dice Montaigne: “Nadie está libre de decir vaciedades; lo lamentable es mantenerlas presuntuosamente”.

Educación nacional

00:05 | | Un ministro, muy suelto de huesos, afirmó que nuestro país se encontraba libre de analfabetismo, por milagro del Gobierno al que servía.