El parque Pedro Moncayo

OCT, 16, 2018 | - Por Germánico Solis

Germánico Solis

Era necesidad ciudadana urgente se ilumine  el parque Pedro Moncayo de la ciudad de Ibarra, aunque la exigencia es también para otros que se hallan en similares o peores condiciones de las que mantuvo por largo tiempo ese céntrico espacio. Revitalizar y embellecer la ciudad congratula a los habitantes, asoma el desarrollo y se cumplen los derechos de empoderamiento.

Muchos ibarreños coincidirán que no es suficiente mirar el parque sin entender su entorno, por lo que es imperativo la recupereración arquitectónica y funcionalidad del centenario Colegio Teodoro Gómez de la Torre, edificaciones de la gobernación y esas arquerías y dependencias donde operaron los correos nacionales y en los altos dependencias jurisdiccionales.

La iluminación del parque convoca a otras inquietantes visiones, recuperar el contexto y las cimentaciones cercanas, para que en un tiempo, el lugar sea vital y activo mortero del comercio y turismo,  desde tempranas horas hasta las sean necesarias.

Conocemos las temporalidades históricas de la connotada plaza, su evolución y avances no solo de las verdes frondas, sino de la soberbia historia ibarreña, como aquella página cuando a finales de los sesentas, la fogosidad del Presidente Velasco Ibarra tomó otro destino al mirar los crespones negros exhibidos gallardamente en los pechos de los estudiantes del Gómez de la Torre, reclamando rectificaciones de ese gobierno. La historia deben recordarnos los historiadores que encarnan al pueblo, más no aquella mostrada por los politiqueros.

Gratificante será -ahora que se ha iluminado el parque Pedro Moncayo- utilizarlo para que se exhiban propuestas culturales, presente el arte, la música, escenificaciones olvidadas de la vida de este querido suelo. El parque es convocatoria a la tertulia, a la insurgencia de los espíritus herederos de la sangre indómita, a la elaboración del piropo considerado a la belleza de nuestras mujeres. Que la iluminación refleje en la noche, retomar el parque como el lugar que evidencia la dignidad ciudadana, las costumbres, la moralidad de la administración pública, presentes la política y acaso fermentándose las voces del devenir ibarreño ahora en penuria.    

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

La máxima instancia municipal

| Con frecuencia observamos que el Alcalde hace y deshace en la ciudad.

Centro Histórico de Ibarra

| Ibarra guarda en sus calles céntricas uno de los espacios históricos de mayor relevancia del Ecuador.

¿Callar y bajar la cabeza?

| Uno camina por las veredas de la ciudad y se observa cosas extrañas, varias de las cuales anteriormente habrán sucedido, pero no en la dimensión actual: alguien ha rayado paredes con graffitis, pinturas (“arte” dicen), insultos, sandeces; propagandas políticas que nunca retiraron; los basureros han sido destruidos o simplemente los han robado.

Que la cárcel no sea una condena

00:15 | | ¿Qué debería ser la cárcel? ¿Debería ser la cueva donde ‘los malos’ se perfeccionan en el mal? ¿O debería ser el refugio donde los seres humanos que cometieron un error.

La corrupción

00:10 | | Es la acción o efecto de corromper o corromperse, entregar o aceptar dinero, regalos o canonjías de cualquier naturaleza para conseguir favores o beneficios personales.

Ya era hora

00:05 | | Nos referimos al voto de Ecuador en la OEA respecto del gobierno de Maduro, quien acaba de asumir para un nuevo período en la presidencia de Venezuela.