Cloaca de violencia

NOV, 19, 2018 | - Por Fausto Jaramillo Y.

POR: Fausto Jaramillo Y.

Un refrán popular nos enseña que para mentir y comer pescado hay que tener mucho cuidado. Si esto es una lección para la vida cotidiana de cada ser mortal, lo es mucho más para la vida pública de los líderes, de las autoridades y de las instituciones.

Las mentiras forman parte consustancial de la política, miente el candidato, miente la autoridad, miente el partido o movimiento, miente el financista y el financiado, miente el afiliado, el fanático y el votante. Todos, con frases bonitas como “el bien común”, escondemos nuestras miserias y ambiciones.

Pero, no podemos olvidar que hay quienes mienten mejor que otros. No se cómo lo hacen, pero hay quienes tienen el don de esconder sus mentiras en las profundidades del arcano, y su imagen, como el corcho, siempre flota sobre las turbulentas aguas de la política.

Otros, en cambio, cuando comienzan a nadar en ese océano, no tienen ese escudo que los proteja y sus mentiras son reconocidas y condenadas.

La semana que terminó nos trajo la sorpresa de la renuncia del Fiscal General, autoridad apenas reconocida hace seis meses. Sus inicios auspiciosos trajeron un aire fresco de esperanza de verdad y valor que permitió mirar con optimismo a la recuperación de la justicia. Habían sido 10 años de mentiras y trafasías correistas que empañaron la institución. Los fiscales nombrados a dedo mostraron capacidad y rapidez para obedecer los designios de Carondelet y esconder las verdades de los latrocinios y violencia del gobernante de turno y sus adláteres. El Dr. Pérez Reina, no lo hizo y de inmediato se puso a trabajar sin miedo y sin tapujo. Todos lo aplaudimos y confiamos en él.

Ahora presenta su renuncia y lo hace de manera oscura y timorata. Nadie podría criticarle si su decisión estuviera ligada a “asuntos personales y familiares” como fue dicho en la primera versión; pero luego vino una segunda que nada tenía que ver con la primera. En ésta las razones esgrimidas más parecían la declaración de su temor ante las hipotéticas amenazas de quienes se sentían afectados por sus actuaciones. En lugar de enfrentarlas se retira a un costado. Lo que escribió con la mano, ahora lo borra con el codo.

Mientras tanto, los ecuatorianos miramos cada vez más lejano el día en que la justicia pueda actuar y brillar. Estamos sumidos en una cloaca de violencia soterrada que causa pavor a quienes son los llamados a ejercerla.

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Amor y paz

| El amor no es solo un impulso humano, es mucho más profundo amparado por la ley; entonces, este mes de diciembre cuyo eje fundamental es dar amor y paz para todos.

El carbonero

| Los sitios donde se vendía carbón han desaparecido de las ciudades actuales, persisten en los mercados pequeños sitios de expendio, en otro momento bodegones visibles.

La última de las utopías

00:15 | | Coincidiendo con la fecha en que la Asamblea General de la ONU adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948, ayer se celebró en todo el planeta el Día de los Derechos Humanos.

¿Mentiras de Estado?

00:10 | | Es oficial, el Estado ecuatoriano ya no apoya, si es que lo hizo en algún momento, a los familiares del equipo periodístico de El Comercio, ejecutado brutalmente por el grupo criminal liderado por el “Guacho”.

Crisis total

00:05 | | Desde la fundación de la República en 1830, este país ha soportado crisis profundas, insurrecciones, innúmeras conspiraciones y pequeños ciclos de paz.

GALERIA DE VIDEOS