Cloaca de violencia

NOV, 19, 2018 | - Por Fausto Jaramillo Y.

POR: Fausto Jaramillo Y.

Un refrán popular nos enseña que para mentir y comer pescado hay que tener mucho cuidado. Si esto es una lección para la vida cotidiana de cada ser mortal, lo es mucho más para la vida pública de los líderes, de las autoridades y de las instituciones.

Las mentiras forman parte consustancial de la política, miente el candidato, miente la autoridad, miente el partido o movimiento, miente el financista y el financiado, miente el afiliado, el fanático y el votante. Todos, con frases bonitas como “el bien común”, escondemos nuestras miserias y ambiciones.

Pero, no podemos olvidar que hay quienes mienten mejor que otros. No se cómo lo hacen, pero hay quienes tienen el don de esconder sus mentiras en las profundidades del arcano, y su imagen, como el corcho, siempre flota sobre las turbulentas aguas de la política.

Otros, en cambio, cuando comienzan a nadar en ese océano, no tienen ese escudo que los proteja y sus mentiras son reconocidas y condenadas.

La semana que terminó nos trajo la sorpresa de la renuncia del Fiscal General, autoridad apenas reconocida hace seis meses. Sus inicios auspiciosos trajeron un aire fresco de esperanza de verdad y valor que permitió mirar con optimismo a la recuperación de la justicia. Habían sido 10 años de mentiras y trafasías correistas que empañaron la institución. Los fiscales nombrados a dedo mostraron capacidad y rapidez para obedecer los designios de Carondelet y esconder las verdades de los latrocinios y violencia del gobernante de turno y sus adláteres. El Dr. Pérez Reina, no lo hizo y de inmediato se puso a trabajar sin miedo y sin tapujo. Todos lo aplaudimos y confiamos en él.

Ahora presenta su renuncia y lo hace de manera oscura y timorata. Nadie podría criticarle si su decisión estuviera ligada a “asuntos personales y familiares” como fue dicho en la primera versión; pero luego vino una segunda que nada tenía que ver con la primera. En ésta las razones esgrimidas más parecían la declaración de su temor ante las hipotéticas amenazas de quienes se sentían afectados por sus actuaciones. En lugar de enfrentarlas se retira a un costado. Lo que escribió con la mano, ahora lo borra con el codo.

Mientras tanto, los ecuatorianos miramos cada vez más lejano el día en que la justicia pueda actuar y brillar. Estamos sumidos en una cloaca de violencia soterrada que causa pavor a quienes son los llamados a ejercerla.

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

La beligerancia de Moreno

| Para el sector de la sociedad probablemente la más pudiente, el discurso Presidencial resulte alentador; en tanto, para los supuestos opositores y cirqueros correistas...

CRÍTICAS Y JUICIOS

| Las críticas a la labor periodística, a los periodistas y a los medios de comunicación provienen de dos fuentes...

Un Estado fallido

00:40 | | El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible.

El doctor Julio César y la vejez

00:35 | | Se ha vuelto un oxímoron hablar en el Ecuador de políticos honestos. “Yo quisiera que ella llegue a mi edad. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

Un sitio en la historia

00:30 | | Cinco años de ausencia, silencio e injusticia. Un paro cardíaco puso fin a más de medio siglo de diplomacia de Diego Cordovez Zegers, quiteño nacido en 1935, de gran reputación, influencia y credibilidad a nivel nacional y mundial.

Lenín, ¿eres tú?

00:25 | | Dos años de gobierno y para mí solo hay una cosa clara: Lenín es un maestro de la política. Cuando fue vicepresidente de Rafael Correa, era una figura bonachona, dedicado a las causas sociales y poco embarrado en la política diaria.

La resta es mayor que la suma

00:20 | | Nunca consideré que Cristina Kirchner fuera una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio Macri. Siempre afirmé lo contrario.

Verdades a medias

00:15 | | El reino de la mentira es una matriz que direccionan los políticos con sus decisiones y omisiones; la reproducen al camuflar hechos y tapar nombres cuando la corrupción campea.

Yunda: defensa y aliados

00:10 | | La historia luminosa de Quito no tiene por qué detenerse en el oscuro reduccionismo con el que el articulista Juan José Illingworth culpa a Quito y victimiza a su ciudad para precautelar todo flujo económico direccionado a su molino.

Leer a Marx no daña a nadie

00:05 | | Carlos Marx no puso bombas, no hizo fusilar a nadie, no mandó a nadie a campos de concentración ni los obligó a expatriarse, tampoco propuso la estatalización burocrática y policial de la sociedad.

COLUMNISTAS