En la cápsula del tiempo

NOV, 19, 2018 | - Por Mario García Gallegos

POR: Mario García Gallegos

A veinte minutos de Ibarra y en medio de un desierto, existe un lugar paradisíaco que conserva el encanto de pasados tiempos, donde esta percepción de la existencia parecería haberse detenido.

400 años de historia se encuentran estancados y en el puntero cenital del gran reloj de la geografía ecuatorial,  donde el mundo se escinde en dos hemisferios que la sabiduría ancestral lo utilizó como lugar para sus ritos, en el gran anfiteatro custodiado por las moles inmensas de los Andes, en la avenida de los volcanes.

Al nororiente de Ibarra y su lago de sangre, se alzan los farallones de Aloburo y Yuracruz formando el estrado para mirar al cielo y al paisaje terrígeno, dividido en dos escenarios grandiosos y alucinantes.

Un camino empedrado y zigzagueante, que discurre entre los lomeríos sarmentosos y desérticos, nos llevan a la hacienda de Pimán, antiquísima heredad cuyos orígenes se remontan a la época del coloniaje, que en magnitud,  abarcaron las cordilleras de Angochagua, Yuracruz y la pendiente occidental de estas tierras fragosas y vírgenes, que tan solo necesitan el milagro del agua para eclosionar en vida y producción.

Siempre  Pimán, ha sido un hito de paz y mansedumbre patriarcal, y a la par el escenario bucólico de la campería imbabureña; el lugar donde una dinastía de poetas y escritores hallaron el sosiego espiritual para el emprendimiento intelectual cuyos actores prominentes fueron: Julio y Gonzalo Zaldumbide, este último, autor de la hermosísima novela “Égloga Trágica”, la más importante de la narrativa ecuatoriana.

El tiempo y el descuido redujeron a escombros este lugar. Felizmente Guillermo Zaldumbide la restauró en homenaje a sus antecesores y es hoy un hotel de categoría internacional, donde se puede respirar el aire puro de épocas, descansar y recuperar el equilibrio espiritual.

    

  

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

La beligerancia de Moreno

| Para el sector de la sociedad probablemente la más pudiente, el discurso Presidencial resulte alentador; en tanto, para los supuestos opositores y cirqueros correistas...

CRÍTICAS Y JUICIOS

| Las críticas a la labor periodística, a los periodistas y a los medios de comunicación provienen de dos fuentes...

Un Estado fallido

00:40 | | El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible.

El doctor Julio César y la vejez

00:35 | | Se ha vuelto un oxímoron hablar en el Ecuador de políticos honestos. “Yo quisiera que ella llegue a mi edad. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

Un sitio en la historia

00:30 | | Cinco años de ausencia, silencio e injusticia. Un paro cardíaco puso fin a más de medio siglo de diplomacia de Diego Cordovez Zegers, quiteño nacido en 1935, de gran reputación, influencia y credibilidad a nivel nacional y mundial.

Lenín, ¿eres tú?

00:25 | | Dos años de gobierno y para mí solo hay una cosa clara: Lenín es un maestro de la política. Cuando fue vicepresidente de Rafael Correa, era una figura bonachona, dedicado a las causas sociales y poco embarrado en la política diaria.

La resta es mayor que la suma

00:20 | | Nunca consideré que Cristina Kirchner fuera una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio Macri. Siempre afirmé lo contrario.

Verdades a medias

00:15 | | El reino de la mentira es una matriz que direccionan los políticos con sus decisiones y omisiones; la reproducen al camuflar hechos y tapar nombres cuando la corrupción campea.

Yunda: defensa y aliados

00:10 | | La historia luminosa de Quito no tiene por qué detenerse en el oscuro reduccionismo con el que el articulista Juan José Illingworth culpa a Quito y victimiza a su ciudad para precautelar todo flujo económico direccionado a su molino.

Leer a Marx no daña a nadie

00:05 | | Carlos Marx no puso bombas, no hizo fusilar a nadie, no mandó a nadie a campos de concentración ni los obligó a expatriarse, tampoco propuso la estatalización burocrática y policial de la sociedad.

COLUMNISTAS