La corrupción

ENE, 17, 2019 | 00:10 - Por Rodrigo Contero Peñafiel

Rodrigo Contero Peñafiel

Es la acción o efecto de corromper o corromperse, entregar o aceptar dinero, regalos o canonjías de cualquier naturaleza para conseguir favores o beneficios personales, alterando la estructura original de un hecho real y verdadero, degenerando la moral y las buenas costumbres; es un fenómeno mundial que destruye las instituciones de un Estado.

Una auditoría avalada por la ONU, hecha a cinco proyectos emblemáticos en el sector petrolero del Ecuador, ratifica las irregularidades cometidas en la década perdida que ya fueron detectadas por la Contraloría General del Estado. Por este y otros hechos de corrupción que brotan todos los días, transparencia internacional ubica al Ecuador entre los 10 países más corruptos del mundo. 

A cada país se le da una puntuación que va de 0 a 100, siendo los países con puntuaciones bajas los más corrompidos. La participación en sobornos y financiamiento ilegal a cambio de contratos públicos saturan al país de vergüenza. 

Cuando se usa y abusa del poder: el tráfico de influencias, la extorsión, el soborno, el fraude, los sobreprecios, el pago de diezmos, los prestanombres se tornan normales. Por eso los oportunistas y testaferros se apoderan de bienes y dineros públicos. 

Denunciar un hecho de corrupción tiene sus riesgos y consecuencias, pero no hacerlo los convierte en cómplices de peculado, enriquecimiento ilícito, cohecho o concusión. Obtener dinero fácil se ha convertido en una práctica permanente en el país; un escándalo cubre a otro y el “hasta las últimas consecuencias” no tiene valor ni credibilidad en la justicia.

Ser honesto es uno de los valores humanos que nos hace respetables; a pesar de que no existan testimonios de nuestra buena conducta, ser decente incrementa la confianza y desarrolla la voluntad para alcanzar el éxito. Por desgracia hay gente que piensa que el ser honesto no vale la pena, que la decencia es de tontos, que la corrupción y la mentira dan fama y dinero. Se impone con urgencia entonces la conformación de una comisión anticorrupción con la participación de la ONU. La herencia del correísmo es muy pesada, hay que encontrar la ruta del dinero y recuperarlo. El Ecuador reclama justicia.


[email protected]
 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

No vale una política de parches

00:06 | | Justo cuando se hacía un balance de los decretos aplicados para sanear del Sistema Penitenciario, fugaron tres reos del Centro de Detención Provisional, ubicado al norte de la capital.

Agosto histórico

00:04 | | Este mes entraña rememoraciones de hondo contenido cívico, para que se siga consolidando el sentido patriótico y orgullo de pertenencia.

La vida, una continua agonía

00:02 | | Agonía es lucha. Hoy queremos salir en el Ecuador de la crisis económica. Lo cierto es que el futuro se hace hoy. Platón dice que “tiempo es imagen de lo eterno”, por tanto -según Borges- “el futuro es el alma hacia el porvenir”.