La importancia de ser pobres

MAR, 18, 2019 | 00:05 - Por MANUEL CASTRO M.

Manuel Castro M. 

Algunos analistas no se explican por qué hemos interrumpido el camino hacia convertirnos en una Venezuela, Cuba o Nicaragua y tampoco cómo nos hemos librado de Correa, uno de los capos del socialismo del siglo XXI, junto a Maduro, Ortega, Evo, los Castros. Además que hemos continuado con Alianza País 1 y 2, pues aún Moreno continúa de socialista, aunque bueno, pero despilfarrador (ofrece puentes, teleféricos, bonos). 

No es que hemos escapado porque el pueblo así lo ha exigido, sino porque pareciera que tenemos la suerte  que, como a los Estados Unidos, los perros y lo borrachos, nunca nos pasa nada malo, así nos arriesguemos (diez años en las urnas hemos elegido al correísmo), hagamos disparates (Yachay, plataformas, centrales eléctricas inservibles, escuelas del milenio abandonadas) y crucemos   a  la carrera los semáforos en rojo.

Por supuesto que hemos tenido capital inhumano: corruptos, aviones con inocentes maletas y pilotos, rumbo a los paraísos fiscales. Pájaros de alto vuelo que se ríen de las escopetas (de los jueces, fiscales, comisiones anticorrupción). Y que siguen mandando en el país. A pesar de todo ello por suerte estamos  lejos de volver al socialismo del siglo XXI.

En parte es porque hemos reculado del engaño populista, a pesar de que todavía hay ideólogos que sostienen que el socialismo que se ha aplicado no es el bueno, pues seguramente hay venenos más poderosos como el neo marxismo, el neo constitucionalismo y hasta el neo constitucionalismo andino.

Por paradójico que parezca, no hemos caído en esas trampas porque somos un país pequeño y pobre. Porque el precio del petróleo ha bajado, porque ya no hay dónde más esquilmarnos, porque ya estamos endeudados hasta la coronilla y es difícil obtener -sin que se note- algo de los criticados préstamos del FMI. 

Mientras, el escritor Oppenheimer dice: “¡Sálvese quien pueda!”, pues  la automatización arruinará el futuro del trabajo, nosotros podemos estar tranquilos porque no hay empleos que perder a manos de los robots o computadoras inteligentes que, además, no serán más sapas que algunos de nuestros “revolucionarios”.

[email protected]
 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Resurrección

| A fojas cero, la humanidad reinicia el camino, esta vez con el mapa que señala la ruta segura. Tiene consigo el GPS; sabe sin duda que el amor es el timonel en función del cual podrá guiar la nave al puerto que requiere.

Un monstruo en casa

| El hogar es un lugar acogedor por excelencia por la calidez del cariño de quienes lo habitan, por ser el lugar donde disfrutamos del amor de nuestros padres, hermanos y más familiares.

Las incoherencias de Maduro

00:35 | | Una persona incoherente es la que no guarda una relación lógica consigo misma, ni con lo que dice; alguien a quien las contradicciones le vienen bien.

Notre Dame en llamas

00:30 | | Víctor Hugo y Quasimodo –“el jorobado”- miran incrédulos. El barrio de la Cité, trastornado. Las llamas arden y Notre Dame, símbolo de París, se incendia.

Más que faldas y pantalones

00:25 | | No es suficiente llevar pantalones o faldas para tomar decisiones.

Con misericordia, no con violencia

00:20 | | Según Scotland Yard, la reciente detención de Assange se debe a un pedido de extradición del Gobierno de EE.UU., que lo acusa de un grave delito -con una pena de cinco años de prisión- contra la seguridad: la publicación.

Lista de la codicia

00:15 | | La ciudadanía requiere que se publique la lista definitiva de Odebrecht con los detalles judiciales para determinar a los encubridores de delitos. Varias comisiones de altas autoridades viajan al Brasil.

País divertido

00:10 | | Las democracias consolidadas que gozan de altos niveles de calidad y resiliencia son posiblemente las más aburridas, en el mejor sentido de los términos.

Pablus dirá cuándo será

00:05 | | En la década del 70 del siglo pasado más de la mitad de los seres humanos estaban gobernados por dictaduras del proletariado que implantaron economías centralmente planificadas.

COLUMNISTAS