La importancia de ser pobres

MAR, 18, 2019 | 00:05 - Por MANUEL CASTRO M.

Manuel Castro M. 

Algunos analistas no se explican por qué hemos interrumpido el camino hacia convertirnos en una Venezuela, Cuba o Nicaragua y tampoco cómo nos hemos librado de Correa, uno de los capos del socialismo del siglo XXI, junto a Maduro, Ortega, Evo, los Castros. Además que hemos continuado con Alianza País 1 y 2, pues aún Moreno continúa de socialista, aunque bueno, pero despilfarrador (ofrece puentes, teleféricos, bonos). 

No es que hemos escapado porque el pueblo así lo ha exigido, sino porque pareciera que tenemos la suerte  que, como a los Estados Unidos, los perros y lo borrachos, nunca nos pasa nada malo, así nos arriesguemos (diez años en las urnas hemos elegido al correísmo), hagamos disparates (Yachay, plataformas, centrales eléctricas inservibles, escuelas del milenio abandonadas) y crucemos   a  la carrera los semáforos en rojo.

Por supuesto que hemos tenido capital inhumano: corruptos, aviones con inocentes maletas y pilotos, rumbo a los paraísos fiscales. Pájaros de alto vuelo que se ríen de las escopetas (de los jueces, fiscales, comisiones anticorrupción). Y que siguen mandando en el país. A pesar de todo ello por suerte estamos  lejos de volver al socialismo del siglo XXI.

En parte es porque hemos reculado del engaño populista, a pesar de que todavía hay ideólogos que sostienen que el socialismo que se ha aplicado no es el bueno, pues seguramente hay venenos más poderosos como el neo marxismo, el neo constitucionalismo y hasta el neo constitucionalismo andino.

Por paradójico que parezca, no hemos caído en esas trampas porque somos un país pequeño y pobre. Porque el precio del petróleo ha bajado, porque ya no hay dónde más esquilmarnos, porque ya estamos endeudados hasta la coronilla y es difícil obtener -sin que se note- algo de los criticados préstamos del FMI. 

Mientras, el escritor Oppenheimer dice: “¡Sálvese quien pueda!”, pues  la automatización arruinará el futuro del trabajo, nosotros podemos estar tranquilos porque no hay empleos que perder a manos de los robots o computadoras inteligentes que, además, no serán más sapas que algunos de nuestros “revolucionarios”.

[email protected]
 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Momentos difíciles

| Es la pura verdad que a nivel nacional estamos ya para largo pasando momentos duros, difíciles o complicados, pero al mismo tiempo tenemos un motivo por el cual levantarnos con ilusión de que el día de mañana será mejor.

Moliendo café

| Fue muy popular la canción Moliendo Café en el siglo pasado, largo el tiempo en que las emisoras difundieron el tema, recapitulación de los amores de un hombre y sus penas en la molienda de café.

¿Tomar al toro por los cuernos?

00:15 | | Pronto hará un año que el presidente Lenín Moreno envió un proyecto de Ley Anticorrupción que reposa en algún archivo de la Asamblea Nacional.

¿Asamblea Constituyente?

00:10 | | La aparente calma que vivimos en el país se debe a que nos encontramos en el ojo del huracán, y ya mismo se desatará una gran tempestad política y social que nos traerá gravísimas consecuencias.

Rechazos

00:05 | | El expresidente Correa dejó a Ecuador sin las doscientas millas de mar territorial. Las consecuencias son terribles para el desarrollo de la industria pesquera y aliento para la piratería de buques-fábricas internacionales.