Tres años después…

ABR, 20, 2019 | 00:05 - Por ROQUE RIVAS ZAMBRANO

Roque Rivas Zambrano

El martes 16 de abril de 2019, un recuerdo escalofriante interrumpió el desayuno. La mesa, repleta de familiares que habían venido de Chone a visitarnos, quedó en completo silencio, luego de que el ‘compa Alexis’ reparara en la fecha y dijera: “Hace tres años que ocurrió el terremoto”.

Bastó con que pronunciara aquella frase para que las imágenes pasaran en hilera. Todo cambió para los ecuatorianos en el momento en que el reloj marcó las 18:58 y el sismo de 7. 8, en la escala de Ritcher, destruyó el norte de Manabí. Lo que vino después fue devastación, pueblos enteros convertidos en escombros, cadáveres apilados y el olor a muerte mezclándose con el de la brisa marina. 

Tres años más tarde no se han borrado las cicatrices. Son palpables al caminar por el malecón de Bahía de Caráquez, al mirar las fotos de los seres queridos que ya no están o en las paredes tumbadas que no volvieron a ser levantadas. Pese a estos resquicios de memoria, al hacer un balance, los manabitas han demostrado tener un temple de acero para reconstruir sus vidas y sus viviendas. 

Al cumplirse un aniversario más de este desastre, los medios realizaron rutas para constatar el estado de los espacios afectados. Aunque se habla de inversiones millonarias en obras públicas y de programas de reactivación productiva. Hay denuncias que evidencian la existencia de personas que continúan sobreviviendo en carpas improvisadas, sin acceso a servicios básicos, con temor a hablar por la presunción de perder lo poco que tienen. Para el ‘compa Alexis’ es esencial rememorar lo que el sismo se llevó, por doloroso que sea. 

El Gobierno actual, ¿considera una necesidad poner atención, tres años después, a las provincias más golpeadas por el terremoto y más olvidadas por las autoridades de turno? 


[email protected]


 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

La beligerancia de Moreno

| Para el sector de la sociedad probablemente la más pudiente, el discurso Presidencial resulte alentador; en tanto, para los supuestos opositores y cirqueros correistas...

CRÍTICAS Y JUICIOS

| Las críticas a la labor periodística, a los periodistas y a los medios de comunicación provienen de dos fuentes...

Un Estado fallido

00:40 | | El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible.

El doctor Julio César y la vejez

00:35 | | Se ha vuelto un oxímoron hablar en el Ecuador de políticos honestos. “Yo quisiera que ella llegue a mi edad. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

Un sitio en la historia

00:30 | | Cinco años de ausencia, silencio e injusticia. Un paro cardíaco puso fin a más de medio siglo de diplomacia de Diego Cordovez Zegers, quiteño nacido en 1935, de gran reputación, influencia y credibilidad a nivel nacional y mundial.

Lenín, ¿eres tú?

00:25 | | Dos años de gobierno y para mí solo hay una cosa clara: Lenín es un maestro de la política. Cuando fue vicepresidente de Rafael Correa, era una figura bonachona, dedicado a las causas sociales y poco embarrado en la política diaria.

La resta es mayor que la suma

00:20 | | Nunca consideré que Cristina Kirchner fuera una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio Macri. Siempre afirmé lo contrario.

Verdades a medias

00:15 | | El reino de la mentira es una matriz que direccionan los políticos con sus decisiones y omisiones; la reproducen al camuflar hechos y tapar nombres cuando la corrupción campea.

Yunda: defensa y aliados

00:10 | | La historia luminosa de Quito no tiene por qué detenerse en el oscuro reduccionismo con el que el articulista Juan José Illingworth culpa a Quito y victimiza a su ciudad para precautelar todo flujo económico direccionado a su molino.

Leer a Marx no daña a nadie

00:05 | | Carlos Marx no puso bombas, no hizo fusilar a nadie, no mandó a nadie a campos de concentración ni los obligó a expatriarse, tampoco propuso la estatalización burocrática y policial de la sociedad.

COLUMNISTAS