País divertido

ABR, 21, 2019 | 00:10 - Por CESAR ULLOA TAPIA

César Ullóa Tapia

Las democracias consolidadas que gozan de altos niveles de calidad y resiliencia son posiblemente las más aburridas, en el mejor sentido de los términos, porque la realidad institucional es previsible. La ley está sobre los caprichos de los gobernantes, la ciudadanía cumple con sus deberes y también demanda sus derechos. La vida cotidiana es el resultado de un acuerdo de convivencia social a largo plazo. Y este acuerdo se revisa cada determinado tiempo para mejorar la sociedad. La participación es consentida y surge de una voluntad política impostergable. Sin lugar a duda, las democracias de este tipo tienen siglos de maduración, pero sobre todo de mantener firme el compromiso cívico de sus habitantes.

Para que las democracias sean aburridas se necesita de varios elementos. Primero, que haya una cultura cívica, ética y política. Segundo, que las instituciones perduren más allá de quienes las administran temporalmente. Tercero, que haya sintonía con las exigencias y las demandas de la sociedad en las diversas dimensiones como son la política, la economía, la cultura y las relaciones internacionales. Cuarto, que el respeto a las diferencias y las diversidades sean prácticas diarias de vida. Y finalmente, que no haya perpetuidad de ningún actor en el Gobierno, porque la alternabilidad permite el involucramiento de todas las generaciones en la administración de la cosa pública. En definitiva, se cierra el paso a los caudillismos y a las estrategias populistas.

No es fácil plantearse una democracia aburrida para un país como el nuestro que vive enredado en tramas de corrupción, abuso de poder, transgresión de los derechos, descalificación permanente entre quienes hacen política y la incertidumbre de no conocer qué podría suceder mañana, sin embargo no es imposible revertir esta situación, siempre y cuando, haya una alta dosis de transparencia y ganas de patear el tablero de verdad. Esta tarea no es exclusiva de quienes hacen política, es de la ciudadanía desde el lugar que cada cual ocupa, caso contrario seguiremos siendo divertidos a más no poder de la ridiculez.   


[email protected]
 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

La beligerancia de Moreno

| Para el sector de la sociedad probablemente la más pudiente, el discurso Presidencial resulte alentador; en tanto, para los supuestos opositores y cirqueros correistas...

CRÍTICAS Y JUICIOS

| Las críticas a la labor periodística, a los periodistas y a los medios de comunicación provienen de dos fuentes...

Un Estado fallido

00:40 | | El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible.

El doctor Julio César y la vejez

00:35 | | Se ha vuelto un oxímoron hablar en el Ecuador de políticos honestos. “Yo quisiera que ella llegue a mi edad. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

Un sitio en la historia

00:30 | | Cinco años de ausencia, silencio e injusticia. Un paro cardíaco puso fin a más de medio siglo de diplomacia de Diego Cordovez Zegers, quiteño nacido en 1935, de gran reputación, influencia y credibilidad a nivel nacional y mundial.

Lenín, ¿eres tú?

00:25 | | Dos años de gobierno y para mí solo hay una cosa clara: Lenín es un maestro de la política. Cuando fue vicepresidente de Rafael Correa, era una figura bonachona, dedicado a las causas sociales y poco embarrado en la política diaria.

La resta es mayor que la suma

00:20 | | Nunca consideré que Cristina Kirchner fuera una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio Macri. Siempre afirmé lo contrario.

Verdades a medias

00:15 | | El reino de la mentira es una matriz que direccionan los políticos con sus decisiones y omisiones; la reproducen al camuflar hechos y tapar nombres cuando la corrupción campea.

Yunda: defensa y aliados

00:10 | | La historia luminosa de Quito no tiene por qué detenerse en el oscuro reduccionismo con el que el articulista Juan José Illingworth culpa a Quito y victimiza a su ciudad para precautelar todo flujo económico direccionado a su molino.

Leer a Marx no daña a nadie

00:05 | | Carlos Marx no puso bombas, no hizo fusilar a nadie, no mandó a nadie a campos de concentración ni los obligó a expatriarse, tampoco propuso la estatalización burocrática y policial de la sociedad.

COLUMNISTAS