Notre Dame en llamas

ABR, 21, 2019 | 00:30 - Por Ugo Stornaiolo

Ugo Stornaiolo

Víctor Hugo y Quasimodo –“el jorobado”- miran incrédulos. El barrio de la Cité, trastornado. Las llamas arden y Notre Dame, símbolo de París, se incendia. En una catedral donde se resume la época gótica con influencias en Europa y América. Notre Dame sobrevivió a la revolución francesa y lo hará tras esta tragedia.

Sitio obligado en la ciudad, cerca de la Sorbona, mirando París desde arriba. Orgullosa, para quienes la visitaban. Conmueve mirar ahora la nave central destruida, en ese lugar simbólico para quienes profesan el catolicismo o quienes la admiran por su valor histórico y arquitectónico.  

Se promete la reconstrucción en cinco años y se podrá acceder a ella en seis años. París es Notre Dame y la vida de esa ciudad, simbolizada en la novela de Víctor Hugo, no será la misma. Tomó 180 años terminarla y el fuego casi la acaba en nueve horas.

A Víctor Hugo le gustaban los edificios medievales. Veía imágenes extrañas, contaba Maurois en su biografía. El libro del ‘Jorobado de Notre Dame’ lo compran los nostálgicos, que quieren reconstruir la catedral en llamas, con su lectura. El jorobado no busca a la gitana Esmeralda: se arroja al vacío, mirando la aguja caer. “Una llama furiosa entre los dos campanarios”, profetizó el autor en 1831.

París es una ciudad resplandeciente y contradictoria. Sus monumentos siempre fueron criticados. Luego venía el perdón. Nadie creyó que la Torre Eiffel sobreviviría a la exposición universal de 1900 y ahí está. Notre Dame fue desacreditada porque su presencia, como escribía Víctor Hugo, demolería edificios anteriores al Renacimiento. 

Viendo las llamas surgió la pregunta: ¿un atentado, como otros ocurridos desde hace algunos años en la ciudad luz o un accidente provocado por un corto circuito que propagó el fuego por la madera de los techos?

Para los que creen en símbolos, el incendio de Notre Dame representa el alejamiento, cada vez más evidente, del cristianismo en Europa. Solo el 21,8% de los católicos del mundo viven allí. Muchas iglesias se han convertido en museos, bares u hoteles. La semana santa no pudo iniciar peor. París tardará en recuperarse…


[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

La beligerancia de Moreno

| Para el sector de la sociedad probablemente la más pudiente, el discurso Presidencial resulte alentador; en tanto, para los supuestos opositores y cirqueros correistas...

CRÍTICAS Y JUICIOS

| Las críticas a la labor periodística, a los periodistas y a los medios de comunicación provienen de dos fuentes...

Un Estado fallido

00:40 | | El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible.

El doctor Julio César y la vejez

00:35 | | Se ha vuelto un oxímoron hablar en el Ecuador de políticos honestos. “Yo quisiera que ella llegue a mi edad. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

Un sitio en la historia

00:30 | | Cinco años de ausencia, silencio e injusticia. Un paro cardíaco puso fin a más de medio siglo de diplomacia de Diego Cordovez Zegers, quiteño nacido en 1935, de gran reputación, influencia y credibilidad a nivel nacional y mundial.

Lenín, ¿eres tú?

00:25 | | Dos años de gobierno y para mí solo hay una cosa clara: Lenín es un maestro de la política. Cuando fue vicepresidente de Rafael Correa, era una figura bonachona, dedicado a las causas sociales y poco embarrado en la política diaria.

La resta es mayor que la suma

00:20 | | Nunca consideré que Cristina Kirchner fuera una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio Macri. Siempre afirmé lo contrario.

Verdades a medias

00:15 | | El reino de la mentira es una matriz que direccionan los políticos con sus decisiones y omisiones; la reproducen al camuflar hechos y tapar nombres cuando la corrupción campea.

Yunda: defensa y aliados

00:10 | | La historia luminosa de Quito no tiene por qué detenerse en el oscuro reduccionismo con el que el articulista Juan José Illingworth culpa a Quito y victimiza a su ciudad para precautelar todo flujo económico direccionado a su molino.

Leer a Marx no daña a nadie

00:05 | | Carlos Marx no puso bombas, no hizo fusilar a nadie, no mandó a nadie a campos de concentración ni los obligó a expatriarse, tampoco propuso la estatalización burocrática y policial de la sociedad.

COLUMNISTAS