Las incoherencias de Maduro

ABR, 21, 2019 | 00:35 - Por La Hora Diario

Una persona incoherente es la que no guarda una relación lógica consigo misma, ni con lo que dice; alguien a quien las contradicciones le vienen bien. Esa descripción le sienta a Nicolás Maduro, el presidente de Venezuela. Esta semana arribó el primer cargamento de ayuda humanitaria de la Cruz Roja con insumos médicos y medicinas. Maduro agradeció, dijo que “toda la ayuda humanitaria que quiera llegar es bienvenida” y que Venezuela requiere de todo ese apoyo. 

Sus palabras, ante sus seguidores, contradicen su propio discurso sostenido durante meses, con el que rechazó la ayuda del mundo, a pesar del clamor del pueblo venezolano.  Es imposible negar la incoherencia. Maduro llamó a la ayuda humanitaria una “excusa” para una intervención estadounidense. Dijo que no la necesitaba, que “no tiene que mendigarle a nadie”, que es “un regalo podrido”. 

Mientras, en Venezuela hay entre 250.000 y 300.000 personas en riesgo de morir por desnutrición y falta de medicamentos, según la Asamblea Nacional. Los venezolanos han perdido 11 kilos, el 11,7% dejó de comer tres veces al día y la hiperinflación se estima que será de 10’000.000% en este año. 

El gobernante no pudo sostener más su discurso, después de la crisis evidente de Venezuela, por la que Juan Guaidó, presidente interino, ha pedido ayuda al mundo. Por eso, en esta ocasión, Maduro tuvo que mostrarse cómo es: incoherente con los principios que dice defender y, lo más lamentable, con un pueblo que, en su momento, creyó en una política de izquierda. La ayuda humanitaria continuará llegando a pesar de Maduro.  


No basta decir solamente la verdad, pero conviene mostrar la causa de la falsedad”. Aristóteles Filósofo griego (384 AC-322 AC)

La verdad adelgaza y no quiebra, y siempre anda sobre la mentira como el aceite sobre el agua”. Miguel de Cervantes  Escritor español (1547-1616)

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

La beligerancia de Moreno

| Para el sector de la sociedad probablemente la más pudiente, el discurso Presidencial resulte alentador; en tanto, para los supuestos opositores y cirqueros correistas...

CRÍTICAS Y JUICIOS

| Las críticas a la labor periodística, a los periodistas y a los medios de comunicación provienen de dos fuentes...

Un Estado fallido

00:40 | | El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible.

El doctor Julio César y la vejez

00:35 | | Se ha vuelto un oxímoron hablar en el Ecuador de políticos honestos. “Yo quisiera que ella llegue a mi edad. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

Un sitio en la historia

00:30 | | Cinco años de ausencia, silencio e injusticia. Un paro cardíaco puso fin a más de medio siglo de diplomacia de Diego Cordovez Zegers, quiteño nacido en 1935, de gran reputación, influencia y credibilidad a nivel nacional y mundial.

Lenín, ¿eres tú?

00:25 | | Dos años de gobierno y para mí solo hay una cosa clara: Lenín es un maestro de la política. Cuando fue vicepresidente de Rafael Correa, era una figura bonachona, dedicado a las causas sociales y poco embarrado en la política diaria.

La resta es mayor que la suma

00:20 | | Nunca consideré que Cristina Kirchner fuera una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio Macri. Siempre afirmé lo contrario.

Verdades a medias

00:15 | | El reino de la mentira es una matriz que direccionan los políticos con sus decisiones y omisiones; la reproducen al camuflar hechos y tapar nombres cuando la corrupción campea.

Yunda: defensa y aliados

00:10 | | La historia luminosa de Quito no tiene por qué detenerse en el oscuro reduccionismo con el que el articulista Juan José Illingworth culpa a Quito y victimiza a su ciudad para precautelar todo flujo económico direccionado a su molino.

Leer a Marx no daña a nadie

00:05 | | Carlos Marx no puso bombas, no hizo fusilar a nadie, no mandó a nadie a campos de concentración ni los obligó a expatriarse, tampoco propuso la estatalización burocrática y policial de la sociedad.

COLUMNISTAS