Cultura del ‘hashtag’

ABR, 24, 2019 | 00:05 - Por Pablo Escandón Montenegro

Pablo Escandón Montenegro

Es muy real el ‘meme’, en el cual las tendencias nos hacen sensibles y expertos en todo. Primero fue el lamento extendido por el incendio de ‘Notre Dame’ y las fotos de quienes estuvieron en sus exteriores. Luego esos mismos viajeros mostraban su experiencia culinaria en torno a la fanesca y en viernes eran los mejores documentalistas de las procesiones.

Asistimos a una avasalladora lluvia de imágenes acompañadas por comentarios, sentencias y verdades definitivas de quienes estuvieron allí, de quienes conocieron de pasada, de expertos de ‘hashtag’, pero que realmente saben y reproducen lo que los medios sociales les informan.

Los más activos no son los que más conocen sobre un tema. Esto se aplica para política, educación, deportes y todos los temas que se debaten en la esfera digital. Todos opinan, comentan y debaten lo que no harían en público, frente a un foro o entre contertulios, porque estarían tomando fotografías e inundando de ‘hashtags’ el espacio de texto.

En Facebook encontramos a los moderados, en Twitter a los políticos viscerales, en Instagram a los creativos y espirituales: se pueden leer sentencias sensibles, lógicas y espirituales que compiten con Kempis o los ‘Ejercicios espirituales’ de San Ignacio.

Los expertos y sensibles que tan activos son en redes no crean comunidad, no comparten ni dialogan. Lo único que desean es trascender en la opinión pública digital como ‘influencers’ de su cuadra virtual, con temáticas globales y coyunturales, lo cual no demuestra que estén realmente informados.

Vivimos en la sociedad del ‘hashtag’, en donde los expertos son de membrete ocasional. Nos guían a partir de su sensibilidad y conocimiento/experiencia combinado con ‘emojis’ y brillantina digital. Nada más lejano de lo que es una narrativa digital.  


[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected] @pabloescand

Más Noticias De Opinión

La beligerancia de Moreno

| Para el sector de la sociedad probablemente la más pudiente, el discurso Presidencial resulte alentador; en tanto, para los supuestos opositores y cirqueros correistas...

CRÍTICAS Y JUICIOS

| Las críticas a la labor periodística, a los periodistas y a los medios de comunicación provienen de dos fuentes...

Un Estado fallido

00:40 | | El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible.

El doctor Julio César y la vejez

00:35 | | Se ha vuelto un oxímoron hablar en el Ecuador de políticos honestos. “Yo quisiera que ella llegue a mi edad. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

Un sitio en la historia

00:30 | | Cinco años de ausencia, silencio e injusticia. Un paro cardíaco puso fin a más de medio siglo de diplomacia de Diego Cordovez Zegers, quiteño nacido en 1935, de gran reputación, influencia y credibilidad a nivel nacional y mundial.

Lenín, ¿eres tú?

00:25 | | Dos años de gobierno y para mí solo hay una cosa clara: Lenín es un maestro de la política. Cuando fue vicepresidente de Rafael Correa, era una figura bonachona, dedicado a las causas sociales y poco embarrado en la política diaria.

La resta es mayor que la suma

00:20 | | Nunca consideré que Cristina Kirchner fuera una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio Macri. Siempre afirmé lo contrario.

Verdades a medias

00:15 | | El reino de la mentira es una matriz que direccionan los políticos con sus decisiones y omisiones; la reproducen al camuflar hechos y tapar nombres cuando la corrupción campea.

Yunda: defensa y aliados

00:10 | | La historia luminosa de Quito no tiene por qué detenerse en el oscuro reduccionismo con el que el articulista Juan José Illingworth culpa a Quito y victimiza a su ciudad para precautelar todo flujo económico direccionado a su molino.

Leer a Marx no daña a nadie

00:05 | | Carlos Marx no puso bombas, no hizo fusilar a nadie, no mandó a nadie a campos de concentración ni los obligó a expatriarse, tampoco propuso la estatalización burocrática y policial de la sociedad.

COLUMNISTAS