Engaños ¿inocentes?

MAY, 19, 2019 | - Por Fausto Jaramillo Y.

POR: Fausto Jaramillo Y.

Hasta el momento de escribir este artículo, el Dr. Julio César Trujillo, se hallaba en cuidados intensivos de un hospital de la ciudad de Quito, debido a un derrame cerebral. A sus 88 años, el abogado y político de origen imbabureño se debate entre la vida y la muerte, recibiendo la gratitud del país por su tarea cumplida con honestidad y honradez. 

Por estos días, la televisión ecuatoriana está transmitiendo un spot publicitario de una conocida marca de vehículos, en el que una madre acude, en su carro, a retirar a su hija de la escuela. La niña sale arropada con un impermeable y con un sombrero contra la lluvia, acompañada de su profesora. En la puerta de su escuela se separa de la profesora y se dirige al automovil donde le espera su madre.

Tras sentarse en el asiento delantero, la niña se saca el sombrero y el impermeable y riéndose choca su mano contra la mano de su madre que también ríe pícaramente. En la siguiente escena, la niña y su madre se encuentran, en un trancón, mientras pasa la profesora por la vereda de la calle. La profesora se asombra mientras la madre gira la cara avergonzada y la niña se hunde en el sillón.

La voz del locutor, muy alegre y confiado proclama que si (el comprador del vehículo, o compradora) quiere tener más aventuras con sus hijos, debe adquirir un carro de esa marca.

La apología del engaño está presente en dicho spot. Es el reflejo de lo que diariamente sucede en nuestra sociedad. Son los padres, en este caso, la madre, la que con sus actos enseña a sus hijos a mentir y a engañar, justificando tales actos con cualquier pretexto; en este ejemplo, con la búsqueda de aventuras con sus hijos.

La pregunta surge espontánea: ¿y su obligación de acudir diariamente a la escuela y participar de las clases? ¿Quién le “acolita” en el engaño?

Si pensamos en el número de ocasiones que se ha transmitido dicho spot, y lo multiplicamos por el número de padres de familia que suponemos lo habrán visto, veremos que es muy elevado el resultado y, lo más grave, nadie se ha quejado. A todos los ecuatorianos les ha parecido “normal” y hasta “simpático” dicho comercial.

Entonces, ¿por qué nos asustamos con la ola de corrupción que ahora se está develando ante nuestros ojos? Acaso, ese engaño “inocente” no es una muestra evidente de la forma como una inocente criatura se inicia en la trafasía y la mentira.

La educación no es únicamente la transmisión de conocimientos. La educación es la etapa de la vida en que los pequeños seres humanos se preparan para insertarse en la vida de una sociedad, respetando las normas y honrando los valores.

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Nuevos miembros del Consejo de Participación

| ​De los siete miembros elegidos por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, siguen existiendo los rezagos del correismo.

Ibarra y sus tres ciudades

| Indiscutible resulta que nuestra ciudad como primigenia villa, obedece a varios factores que obraron como desencadenantes de un proceso con miras a alentar una salida al mar de Sur.

¿Ineptitud nuestra?, ¿mañosería?

00:15 | | La opinión pública clama por la recuperación de lo robado durante la década correísta, pero ahora sus anhelos pudieran naufragar en un complejo laberinto legal.

Malditas cámaras

00:10 | | Es difícil convencer a alguien de que el mundo no está tan mal si cuenta con abundante material audiovisual que confirma todos sus prejuicios.

Sistema nacional de comunicación

00:05 | | Luego de la extinción de la Supercom, el sistema nacional de comunicación ha quedado en el limbo, en esa zona de donde nada se sabe, donde no hay indicios de si lo que viene es la penumbra o existe una luz.