CRÍTICAS Y JUICIOS

MAY, 26, 2019 | - Por Fausto Jaramillo Y.

Las críticas a la labor periodística, a los periodistas y a los medios de comunicación provienen de dos fuentes: la primera está ligada a una constatación cuantitativa superficial y somera, de los espacios que ocupan las notas de violencia, negativas, carentes de optimismo, que son publicadas.

La segunda está ligada a las creencias políticas o religiosas, preferencias y gustos de los lectores, radioescuchas y televidentes. Muchas de estas críticas están cargadas de prejuicios y fanatismos que impiden al lector, radioescucha o televidente, aceptar otros puntos de vista y otras formas de interpretar la realidad.

Hace ya casi un siglo, el magnate de la prensa de Nueva York, decía que si un perro muerde a un ser humano, no es noticia, pero si  un ser humano muerde a un perro, entonces el hecho se transforma en noticia. Es que lo aceptado como “normal” no llama la atención ni mueve la curiosidad. En cambio, aquello que se sale de los patrones de lo conocido es, inmediatamente consumido por una curiosidad malsana.

Lo que no se toma en cuenta al momento de realizar estas críticas es que no es el periodista el que comete un crimen, el corrupto, el ladrón, el que huye de la justicia, el que agrede; no, no es el periodista. Son otros los que cometen este tipo de actos, bien sea como delincuentes comunes o líderes de cuello blanco y corbata que no resisten la tentación de engañar, de mentir, o de inflar sus bolsillos o cuentas bancarias.

Pero hay ocasiones en que los actores del drama son seres formados en la fragua de los valores, de la honestidad, de la honradez, de la dignidad y la prensa los destaca de manera superlativa. Lo sucedido con Julio César Trujillo es un claro ejemplo. Ante su ejemplo de vida, la prensa se ha rendido y los espacios han estado prestos a resaltar su vida y sus ideas. La función del periodista es la de evidenciar ante sus lectores, radioescuchas o televidentes la verdad, sea cual sea.

Por cumplir con su deber muchos periodistas son asesinados, otros son amenazados, son enjuiciados por autoridades que buscando esconder sus trafasías cambian las leyes o firman decretos espurios, o compran jueces y fiscales para garantizar su propia impunidad.

Pero también hay periodistas que, en forma cobarde, prefieren no publicar y se autocensuran, en aras de defender su vida o la de los suyos; pero al hacerlo quien pierde es la sociedad que termina por ignorar quienes son y qué hacen, los pillos que atentan contra la convivencia pacífica y decorosa que todos merecemos.

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Sacudón

| La mirada pérdida del que busca; las voces que no callan, de hechiceros y hechiceras mentirosas, de apetito voraz; un laberinto con tres salidas, y el miedo de caminar.

LA MAREA AMARILLA

| Muy pocos segmentos poblacionales del Ecuador tienen tantos privilegios y canonjías como el gremio de taxistas.

Hambre en América Latina

00:14 | | El número de personas que pasan hambre en Latinoamérica y el Caribe creció en 2018 por tercer año consecutivo hasta afectar a 42.5 millones, según la ONU.

El tiempo es para la vida

00:12 | | Vivimos un menoscabo de derechos y dignidad, como consecuencia de   reiterados errores de un pueblo, al elegir a falsos redentores que venden engañoso bienestar y cuyos súbditos, los defienden hasta el fanatismo. Untados de teflón, flotan en el océano de la democracia.

El final del verde

00:10 | | El correísmo fue una mafia organizada para robar y enriquecer a su cúpula, encabezada por el “depredador” Correa.

Ajedrez de ratas

00:08 | | La cultura política ecuatoriana requiere renovar algunas categorías antes de las elecciones presidenciales de 2021.

Nueva generación decapitada

00:06 | | Vivimos tiempos en que lo pragmático se ha impuesto a lo trascendente.

Quito SOS, territorio y empleo

00:04 | | “La ciudad dejó el punto de partida de la Plaza Grande; se salió de madre y se ha ido,” dice así el poema Ciudad en vilo de Filoteo Samaniego.

¿Cómo votamos?

00:02 | | Cuando escucho a los analistas que la población ecuatoriana vota por ideología parecería que la referencia es un sueño, porque la realidad demuestra todo lo contrario.

COLUMNISTAS