Moliendo café

JUN, 25, 2019 | - Por Germánico Solis

POR: Germánico Solis

Fue muy popular la canción Moliendo Café en el siglo pasado, largo el tiempo en que las emisoras difundieron el tema, recapitulación de los amores de un hombre y sus penas en la molienda de café. Mas, la canción no es casualidad, es la historia de la humanidad albergada por el cantor. Aquella pepita que vincula costumbres, trabajo, amor y la avenencia de los pueblos a utilizarla como balsámica bebida, causa de la poesía, canciones, política, negocios, generadora de economía, o simplemente autora del placer que dejan los sorbos.

El café es originario del África, su consumo aparece en el siglo XV en los monasterios sufíes de Yemen, siendo los musulmanes los que extendieron el café a Italia. Luego se hizo popular en el resto de Europa, en Indonesia y América. El café ha tenido una función muy importante en la mayoría de sociedades a lo largo de la historia. En África y en Yemen, fue utilizado en las ceremonias religiosas, ocurriendo incluso que la Iglesia de Etiopía prohibiera su consumo.

Hoy, la tasita de café es cortesía, válida para hablar de algo, hacer un trato, presente en los establecimientos comerciales para dar la bienvenida, y desde mucho tiempo para beberla en casa solos o en familia.

Nuestras costumbres e idiosincrasia habituaron que el jarro de café fuera inevitable en la mañana y considerado desayuno si se sumaba un pan. A lo mejor es la sensación subjetiva para los sentidos la que hace necesaria la presencia del café en la humanidad. De toda suerte, hay familias que  consideran al café como un ingrediente consustancial a la vida familiar y social. Fueron las abuelas las que utilizaron el café de “chuspa”, luego del proceso de escogimiento del grano, la mezcla con el haba y elementos que luego de tostarlos hacían inigualables el color y aroma.

Actualmente hay una variedad de cafés que se aprecian por la procedencia y cuidados, se ofertan en varias texturas y calidades. La bebida está en cafeterías, oficinas, hogares, siendo la variedad la que inclina a quedarse con preparaciones clásicas o modernas. En fin, solo apuntar a tomar café, incita empatías y seducciones universales, más si es probado en buena compañía y en horas de la tarde. 

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Con la sangre en el ojo

| Sin duda las acciones de protesta en las que participaron grandes sectores organizados y no organizados de la población ecuatoriana, contra el “Régimen Correista de Moreno”.

Hola, que tal. Mucho gusto

| Ha transcurrido ya una semana desde que los indígenas abandonaron Quito y retornaron a sus lugares. La tan anhelada paz, aparentemente, empieza a sentirse como una tenue nube que tímidamente cubre todo el territorio nacional.

Evo, ¿el eterno?

00:40 | | Bolivia ha vivido en los últimos meses una intensa campaña electoral. Seguramente la más compleja de las últimas dos décadas.

La paz no se conquista a patadas

00:35 | | Quito sitiada. Como Siria, cualquier ciudad venezolana o Nueva York el 11 de septiembre del 2001 (con edificio destruido). Todo en 12 días de terror. Una violencia vandálica y una barbarie injustificada, nunca vistas en el país. 

¡Vándalos!

00:30 | | Vándalo es quien destruye, daña y fractura sin importar las consecuencias.

¿Quito herida y el paro?

00:25 | | Quito llora y reconstruye: “Dale limosna mujer que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada”.

Rebelión y barbarie

00:20 | | La hecatombe de octubre 2019 representa, en la historia, 11 días violentos de fracaso y gloria para derogar el Decreto 883 que pretendía la eliminación de subsidios a los combustibles y subía en efecto los precios de los alimentos.

Impunidad vs paz

00:15 | | Sobre la impunidad no se construye la paz, como tampoco es posible hacer desaparecer la grieta por decreto presidencial.

Las debilidades

00:10 | | Los últimos acontecimientos: violentos, destructores, terroristas, nos hicieron recordar otros pero justos levantamientos indígenas en siglos antes del XX.

¡Habemus paz!

00:05 | | La Comisión de Derechos Humanos de la ONU apela contra el uso excesivo de la fuerza policial.

COLUMNISTAS