¡Hasta cuando Señor!

JUL, 22, 2019 | - Por Mariana Guzmán Villena

Parodiando la frase que se hizo famosa en las leyendas referentes  al padre Manuel de Almeida, quien todas las noches escapaba por una ventana de elevada altura, apoyándose  en un Cristo que colgaba junto a ella, a una velada de parranda y juerga, usual en este sacerdote, hasta que cierto día Cristo cansado de tanta desafuero le inquirió ¿Hasta cuándo padre Almeida? contestándole éste con total desparpajo ¡Hasta la vuelta Señor! Situación parecida vivimos los ecuatorianos al preguntarnos hasta cuando Señor permites tantas iniquidades que suceden en nuestro país. No es mi ánimo repetir lo que ya he expuesto en anteriores editoriales, rememorar todas las barbaridades que han hecho de Ecuador un paradigma de latrocinio e impudores.

Pero al iniciar el presente con una de las leyendas más populares  que han trascendido hasta hoy, aclarando que el afamado padre Almeida existió verdaderamente y ocupó altos cargos; asemejo en algo a lo que actualmente pasa con el  cura José Carlos  Tuárez, hoy exitoso y prepotente personaje que colgando sus hábitos viste de civil, en todo caso cabe esperar que sus principios religiosos y su  dogma que practicó y puso a disposición de fieles y educandas haya dejado en su personalidad cimentados los valores morales. Pero tristemente  parece que la realidad es hoy muy distante de aquel sacerdote que vivió en nuestra ciudad en la comunidad de Padres Dominicos, siendo docente del colegio “”Bethlemitas”, cuyas alumnas guardan buenos recuerdos de él. Pero así somos los humanos, de repente el mal azuza y la ambición de poder, de riqueza, bosqueja personajes que desnudan su verdadera naturaleza. Se le acusa de presentar para su candidatura a ser parte del Consejo de Participación documentos académicos adulterados. La humildad a que están sujetos los clérigos por votos consagrados al iniciar su vida eclesial ha quedado relegada dando paso a esa prepotencia de elevarlo a la categoría de no dialogar con cualquiera, que tal, un cura que por su vocación debe estar junto a la gente, hoy las desprecia; igual actuación con los legisladores que le convocaron a la sede de la Asamblea, sin hacer caso omiso al tema que se trataba, se puso de pie y se marchó como diciendo nada tengo que hablar con ustedes por mas asambleístas que sean. Y este relato puede alargarse en demasía. En verdad hasta cuando Señor.

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Microbiografías N° 4

| Del celebérrimo artista del Renacimiento italiano, el famoso Miguel Ángel, escultor y pintor por vocación, cuentan que ante el asombro de la perfección formal de “La Piedad” del Vaticano, una escultura que le ocupó 23 años en concluirla, al ser inquirido sobre la prodigiosa manera de tratar el impresionante bloque de mármol blanco de Carrara, supo señalar ante la atónita mirada de los presentes: “La escultura ya estaba dentro de la piedra. Yo, únicamente, he debido eliminar el mármol que le sobraba”.

Nuevas directivas, nuevas iniciativas en Ibarra

| La Ordenanza de Participación Ciudadana fue reformada el pasado 25 de julio.

¿La seguridad está en riesgo?

00:15 | | Un experto en encriptación cibernética y software libre es investigado por la Fiscalía General por supuestamente participar en “intentos de desestabilización” del Estado.

Democracia enferma

00:10 | | En muchos aspectos nuestro país ha adelantado muchísimo en estos 40 años de gobiernos más o menos democráticos; pero esos aspectos se reducen a lo material.

¿En quién confiar?

00:05 | | Regresaba a su casa después de una fiesta. Era de madrugada y, en las calles de su barrio Azcapotzalco, ubicado en el norte de Ciudad de México, reinaba el silencio.