El inolvidable Alpargate

SEP, 17, 2019 | - Por Germánico Solis

Germánico Solis

Grata recordación causa a la intimidad ibarreña, rememorar lugares que fueron en el tiempo  referente del turismo, jolgorio, gastronomía y que son carne viva de esa hechura espiritual llamada ibarreñidad.

Los sitios originan convocar los nombres de las personas que hicieron del ingenio auténticas representaciones de este amado suelo. Muchos son los andurriales perdurables, y  que  los años no han podido desaparecer de la memoria colectiva.

El Alpargate es uno de los parajes que tiene esa característica de inolvidable, quedaba cerca a lo que hoy es el puente que conduce a la ciudadela La Victoria , junto al rubor del río Tahuando y con una vista espectacular al coloso Imbabura. Fueron don Luis Alfredo López Benítez y su esposa la señora Zoila Villalba quienes se empeñaron en construir un nombre y lugar de inevitable visita para propios y extraños.

El quehacer fue sugestión de un tío llamado Gerónimo, conocedor de las confidencias culinarias patrimoniales de nuestros antepasados  que comprometían deleite al paladar y sazón al espíritu con música  tradicional.

En el lugar se estableció como plato ineludible la oferta de tortillas con caucara, papas, mote chorizo, aderezos y  guarniciones que alcanzaron  gran popularidad con la complementaria “Chicha Huevona”, fermento elaborado con siete distintos granos maíz y batido con huevo y azúcar. El manjar era servido en  platos rudimentarios, y la chicha que reposaba en pondos era  servida en una lavacara y tantos pilches como convidados habían.

Los fines de semana y especialmente los domingos deleitaban el ambiente las afamadas orquestas Son Clave de Oro dirigida por el otavaleño Lucho Soto, Costa Azul, y en múltiples oportunidades la orquesta cotacacheño Rumba Bana.  El baile y el humor eran parte de las costumbre de aquella época.

De los ocho hijos que tuvieron los iniciadores de El Alpargate, tres perpetúan la legendaria  tradición. Ahora son lugares acreditados como centros de eventos y degustación. Se mantienen como El Pondo,  Alpargate de los Tejares y La Casa de Alfonso. Y como antes, la población ibarreña e ilustres visitantes no se resisten a la tentación de departir  en estos particulares sitios ibarreños

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

¡Queremos la paz!

| Y contaba Mauricio Rubiano la escena que había presenciado de aquel hombre robusto y joven que experimentó un pequeño roce en su auto. Vociferaba, insultaba y le instaba a pelear a su agresor argumentando que si no lo hacía no era un hombre, sino un imbécil.

Un antes y un después a considerar

00:15 | | Es evidente la necesidad que tiene el Gobierno de construir una reforma tributaria, que no  caldee demasiado los ánimos.

Decepción y vergüenza

00:10 | | Me uno al coro de desilusionados surgidos a raíz de los amargos acontecimientos de los días pasados. Siento decepción y vergüenza por el conjunto de autoridades que no supieron proteger a la mayoría de ecuatorianos de los ataques de minorías delincuenciales. 

Bandera blanca…

00:05 | | Bastante se compartió sobre los 11 días del paro nacional en Ecuador.