Volcán de Fuego

JUN, 18, 2018 | 00:10 - Por FRANKLIN BARRIGA LOPEZ

Franklin Barriga López

En Guatemala, varias comunidades han desaparecido cubiertas de lava hirviente, rocas de dos y tres metros de diámetro, troncos, piedras, barro y gases tóxicos. La ceniza ha llegado a más de cinco mil metros de alto, para expandirse según la dirección del viento.
 

El saldo hasta el momento de escribir este  artículo se contabiliza en más de cien muertos, centenares de desaparecidos, numerosos evacuados, casi dos millones de afectados, con las consiguientes pérdidas materiales y el pánico que ocasionan estos  desastres naturales, entre el dolor, la impotencia frente a  la furia de la naturaleza y la  incertidumbre de lo que puede seguir aconteciendo.
 

Se ha señalado como devastadores los lahares de flujo piroclástico; demuestran la peligrosidad de estos fenómenos que se desplazan velozmente, a muy altas temperaturas, demostrando riesgos arrasadores. 
 

Si dicho volcán se localiza a 3.763 metros de altura sobre el nivel del mar y ocasiona tanta calamidad, es de imaginarse lo que sucedería en caso de producirse una erupción del hermoso pero realmente temible Cotopaxi, ubicado a 5.897 metros, y cuya incidencia, de acuerdo a datos fehacientes, abarcaría zonas densamente pobladas en la actualidad, con resultados catastróficos. Ambos colosos tienen características similares; el pasado del Cotopaxi es más aterrador.
 

 No hay que cansarse de decirlo: ante los fenómenos naturales, que no se pueden evitar pero sí prevenir, lo pertinente es llevar a  cabo sostenidas campañas de educación respecto a lo que puede producirse y debe hacerse. Los testimonios históricos constituyen grandes e ineludibles referentes en este tema; a ellos, obligadamente se tiene que acudir, para comenzar a elaborar planes al respecto, con responsabilidad, eficacia, profesionalismo.    

[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Abiertos a la novedad

03:00 | | Mons. Alfredo Espinoza Mateus, sdb Fácilmente nos podemos adaptar a la rutina y sentirnos contentos en ella. Como que nos resulta fácil acostumbrarnos al día a día. Repetimos en forma mecánica lo que hace

¿Por qué no el Ecuador?

03:00 | | César Eduardo Briceño Toledo Corea del Sur, después de 65 años, alcanzó su desarrollo anhelado. Es una república democrática presidencialista. Península asiática de relieve acc

Pero la Ley sigue en pie

00:20 | | Los cambios, en el discurso y en los hechos se vienen dando, lo que no es fácil de determinar  si los momentos para el  cambio han sido los justos.

dios, así, con minúscula

00:15 | | Desde hace un tiempo algunos de los estudiantes de la institución en que daba clases llamaron mi atención al escribir “dios”, así, con minúscula.

Casa abierta y periodismo

00:10 | | La Facultad de Comunicación Social (Facso) de la Universidad Central del Ecuador realizó su primera casa abierta, a la que denominó ‘Ñucanchi Huasi’.

Solución a nuestros males

00:05 | | Holguín, Cuba.- En 1923 el antropólogo Fernando Ortiz publicó el artículo ‘Seamos hoy como fueron ayer’, donde planteaba lo que consideraba como posible solución a los males de la sociedad cubana. 

GALERIA DE VIDEOS