El problema soy yo

MAY, 22, 2019 | 03:00 - Por La Hora Diario

Patricio Valdivieso Espinosa

Desde el retorno a la democracia, hemos visto combatir verbalmente a la corrupción con visión ideológica; se culpó a la derecha de saquear el país, y como rechazo a su gobierno, accedió al poder la centroderecha, turnándose con la centroizquierda, que tampoco fueron santos. Luego llegaron como salvadores de la patria los de las izquierdas, pero resultaron no ser sino mafias de atracadores, bandidos, malhechores, bandoleros, que tenían entre ceja y ceja, enriquecerse; llenos de insaciables ambiciones, encegueciendo a gran parte de la gente, que sigue alucinada y anestesiada, cuando se les dice que, sólo eran un grupo de asaltantes manipuladores.

Pero realmente, ¿qué ha cambiado en el país? Nada. ¿Por qué en el Ecuador la corrupción sólo causa alarma mediática, pero no la combatimos? Sencillo: porque ya son mayoría. La corrupción en su máxima expresión, ha logrado enraizarse en nuestro actuar como ciudadanos. En gran parte del campo político: elegimos corruptos que nos beneficien individualmente, dejando de lado las necesidades colectivas; nos envuelven fácilmente en la farándula política, olvidando los verdaderos problemas sociales; nos entretienen en conflictos mediáticos, borrando de nuestra memoria, los esenciales problemas económicos que atraviesa el país.

Pero la corrupción, va más allá de los simples gobernantes: el empresario, evade impuestos y esconde las utilidades para no pagar a sus empleados y obreros lo justo; el trabajador recorta el tiempo del trabajo real, de cualquier forma; los padres buscan acomodo financiero, sin preocuparse de la formación en valores de sus hijos; los profesores, cumplen horarios y esquemas burocráticos, sin importarles la formación real de los alumnos; los estudiantes, más importancia le dan a los títulos y no al saber. El que no roba: tiempo, recursos y status es tonto; vivimos un mundo donde el honesto, el justo, el decente, es mal visto.

Es tiempo de enmendar, de reflexionar, de ponernos a pensar que estamos haciendo por mejorar nuestra sociedad. No todo está perdido, es cuestión de crear confianza desde lo individual, de hacer las cosas que nos corresponde de manera adecuada. Los políticos, los empresarios, los trabajadores, los padres, los docentes, los estudiantes, salen de nuestra propia sociedad. No idolatremos a salvadores falsos, nos corresponde a cada uno hacer las cosas bien, si queremos mejores días. (O)

[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Despedido por su baja inteligencia emocional

03:00 | | Andrés Ontaneda Cuando una persona va en busca de trabajo, prepara su hoja de vida, se prepara para las preguntas técnicas, asiste a la famosa entrevista laboral y rinde sus exámenes de ingreso. Al final de día, es

El flamante Cpccs

03:00 | | Santiago Armijos Valdivieso A pocos días de haberse posesionado y ante el creciente anhelo ciudadano de eliminarlo del ordenamiento jurídico, el nuevo Consejo de Participación Ciudadana y Control Social inició su ge

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS