Guerra de pocos

MAY, 22, 2019 | 00:10 - Por DANIEL MARQUEZ SOAREZ

Daniel Márquez Soares

No es lo mismo un rival que un enemigo. El primero es alguien contra quien las circunstancias nos obligan a competir. Este desea lo mismo que nosotros y muchas veces el juego es de suma cero: debemos perder para que él gane y viceversa. Uno busca derrotar a su rival, pero solo porque es la única manera de conquistar el objetivo. A la larga, en ese proceso competitivo, ambas partes aprenden y mejoran. 

Un enemigo es algo muy diferente. Un enemigo es alguien a quien nuestra integridad, prosperidad o a veces incluso nuestra existencia misma le resulta intolerable. Con un enemigo no se puede negociar ni razonar porque el único objetivo que este busca es nuestra destrucción. Por eso te empuja a comportarte como él: hay que destruirlo para no ser destruido primero. 

Entre rivales hay aprendizaje, complicidad, camaradería y, a la larga, incluso prosperidad mutua. Entre enemigos no hay nada más que sufrimiento, empobrecimiento y violencia. Los rivales se fortalecen el uno al otro tras una contienda. Los enemigos, sin importar quien haya ganado, siempre salen peor de lo que entraron.   

A los políticos les encanta convertir a algo tan aburrido, noble y simplón, como la administración pública en una guerra a muerte. Quieren convencer a todo el mundo, pero sobre todo a sus partidarios, de que no están lidiando apenas con rivales que les disputan su objetivo, sino con enemigos que amenazan su integridad y seguridad. 

¿Por qué hacer eso? ¿Por qué traer a la política un clima de histeria y paranoia? Porque en la guerra todo se vale. Si conseguimos convencernos de que estamos luchando por nuestra supervivencia, seremos capaces de dejar pasar un montón de cosas que en un contexto de paz nos parecerían intolerables: violencia, robo, chantaje, mentira, indelicadeza, intriga, etc.  

Durante los últimos días, Santiago Cuesta y Fernando Villavicencio nos han recordado con su encontronazo cuán binaria, frenética e inescrupulosa sigue siendo la pelea política en nuestro país. Lo importante es no caer en su juego: el que para algunas personas, por sus intereses y su pasado reciente, la derrota política represente un riesgo vital no significa que para todos nosotros lo sea. No es guerra de todos.   


[email protected]

 


 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

La noción de lo natural

Miércoles, 19 de junio de 2019 | | Patricio Valdivieso Espinosa Puede sonar anticuado, pero poco a poco van logrando destruir la familia; el plan macabro, les está dando resultado; sin darnos cuenta, vamos perdiendo la noción de lo natural. Lo alcanzaron con tanta

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS