Feminismo plural e inclusivo

SEP, 15, 2019 | 00:02 - Por MARIANA VELASCO

Mariana Velasco

Es necesario identificar caminos e ideas para repolitizar el feminismo y los movimientos sociales en torno a una visión de justicia que se inserte en el día a día a través de la praxis. Para ello, varios autores sugieren herramientas analíticas, como la interseccionalidad, que sirve para comprender los procesos de transformación en cada contexto político y cultural.

Un feminismo que lucha por mejorar el futuro del país, no puede enclaustrarse en una estrategia única, debe ser un movimiento que articule las batallas contra las diferentes facetas que puede adquirir la injusticia de género: políticas culturales y socioeconómicas. 

Para entrar en lo que algunos llaman ‘tercera ola ‘del feminismo, hay que tener la disposición a aceptar la diversidad de actores, intereses y objetivos de la mano de militantes jóvenes que retoman reinvindicaciones básicas con nuevas formas, desde el uso de redes sociales hasta prácticas de resignificación.

Es indispensable un abordaje que perciba la diversidad y la estratificación dentro de todo grupo social (incluido los de género) para comprender que los ejes en torno a los cuales se articulan las diferencias, están entrelazados. Sólo así, las complejas imbricaciones del sexismo, racismo y todas las otras formas de desigualdad, permitirán dejar de promocionar una democracia centrada en una representación política femenina y en aspectos legales de los Derechos Humanos. 

Urge  prestar atención al contexto socio económico de sus luchas; más aún, de los movimientos sociales  como organizaciones de la sociedad civil que se ejemplifican en  los sindicatos que permanecen bajo dominio masculino. 

El hecho que una mujer llegue a la Presidencia de la República, amplía el horizonte de lo verosímil para los ciudadanos y una de las factibles vías es que emerjan potentes colectivos de mujeres, tal como ocurrió en Argentina, Chile, Brasil y Costa Rica, donde la derecha encontró una resistencia femenina desde las bases y en las calles, lo que evidencia la génesis de un feminismo plural e inclusivo. 

[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Resultados del octubre negro

03:00 | | Hernán Yaguana Romero Con algo de dudas, y con cierto aire de incertidumbre que todavía está en la atmosfera, vemos cómo el país trata de normalizarse.  Ha sido un golpe de nocaut lo que recibió E

¡Victoria indígena y popular!

03:00 | | Remo Cornejo Luque Una victoria muy importante obtuvo la lucha social producto del levantamiento indígena y popular que duró 11 días y que incluyó una Huelga General. Pese a la más alta y despiadada represi&o

La encrucijada nacional

00:15 | | Los economistas se rompen la cabeza, mientras los aficionados ofrecen todo tipo de soluciones – unas creativas, otras trilladas; muchas populistas.

El Estado doblegado

00:10 | | Los ecuatorianos solemos avanzar cien pasos para luego retroceder noventa y nueve.

Ciegos

00:05 | | Los ilustradores otomanos que están a órdenes del sultán turco, en ‘Me llamo rojo’, de Orhan Pamuk, son activistas políticos, pues sus trazos, colores y formas preservan la tradición pictórica oriental y lo que dictan los preceptos religiosos de no hacer idolatría.