Nuestra ética desnuda

SEP, 20, 2019 | 00:10 - Por Diego Cazar Baquero

Diego Cazar Baquero

El lunes 16 de septiembre, Ecuador supo que los datos de más de 20 millones de sus ciudadanos, algunos ya fallecidos, han estado en manos de una empresa privada, en un servidor inseguro, ubicado en Miami. 

Pero, ¿qué significa que nuestra información personal se haya filtrado así? Bueno, es algo parecido a que los demás sepan todo lo que estamos pensando en todo momento. No. Es aún más grave. Con nuestra información en manos equivocadas, podemos ser víctimas de estafas o de suplantación de identidad. La falta de protección de nuestros datos expone nuestros hábitos y nuestros gustos de consumo. Por eso son tan importantes las leyes que protegen los datos personales. Por eso es que en la era digital es tan importante la ética.

No es nada nuevo que entreguemos datos a diario. Lo hacemos cuando contratamos una línea telefónica, cuando compramos, cuando abrimos cuentas bancarias o cuando realizamos transacciones. Lo hacemos porque queremos probar a las empresas que somos confiables. Entregamos nuestros datos desde que nacemos, cuando recibimos atención de salud, cuando ingresamos a algún establecimiento educativo. Nuestros datos nos hacen confiables y gracias a ellos existimos. Por eso, lo que hagamos o dejemos de hacer con nuestra información es un asunto ético. 

Ahora, ¿qué nos dan las empresas privadas y los Estados para probarnos que podemos tenerles confianza? Fueron los datos que se supone deben cuidar las instituciones públicas del Estado ecuatoriano los que aparecieron en el servidor de Miami, como propiedad de una empresa privada llamada Novaestrat. Los datos que deben estar bajo tutela y protección del Estado al que pertenecemos se filtraron. Entonces, ¿cuál es el nivel de transparencia que nos ofrecen para que les confiemos nuestras vidas? ¿Existen normas de seguridad informática para protegernos? ¿Cuánto han invertido los gobiernos en proteger nuestra existencia? 

La confianza se ha perdido. Es hora de exigir que la ecuación se invierta y que las autoridades y funcionarios nos prueben su condición ética.


[email protected]
 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

¡Te ven por encima del hombro!

03:00 | | Patricio Valdivieso Espinosa El derecho, permanentemente ha intentado hacer hasta lo imposible, por mostrarnos a los ciudadanos en igualdad de condiciones; la naturaleza, nos muestra que al inicio y al final de nuestra existencia como seres hu

La calma de la razón

03:00 | | Juan Aranda Gámiz Es improbable que una disputa aclare los términos si no hay una razón ni se sazona con un poco de calma, porque la manifestación surge de la memoria histórica y la reivindicación se s

Otra vez en la trinchera…

03:00 | | José Benigno Carrión M. La palabra cordial y bondadosa de unos buenos y estimables amigos me ha insinuado que retorne a la trinchera, que vuelva al combate, que la hora lo exige. Que vivimos un momento crucial, que las cosas como

Principio y temario para un diálogo

00:15 | | La palabra diálogo está en boga en el ambiente político nacional y se entiende como la única fórmula de encontrar caminos para la solución de los problemas que nos aquejan como sociedad.

Paz

00:10 | | En 1998, dos líderes del Medio Oriente firmaron un acuerdo de paz. Arafat y Netanyahu vieron en el cese de hostilidades la mejor forma de progreso para sus pueblos. Son ya 21 años y aún no existe paz en esos territorios.

El FMI nunca debió haber existido

00:05 | | Hace unos días se produjo  la asamblea del FMI y el BM. Dieron a conocer el informe sobre las ‘Perspectivas Económicas Mundiales’, ajustando a la baja la tasa de crecimiento global dejándola en 3% para 2019 y 3,4% para 2020 y, por cierto, nunca aciertan.