Protestas y pérdidas económicas

OCT, 15, 2019 | 03:00

Ronny Correa-Quezada

Desde el jueves 3 de octubre, día de inicio del paro nacional, se realizaron manifestaciones de inconformidad como reacción al Decreto 883 (ya derogado el 13 de octubre), que contemplaba la decisión del gobierno de la eliminación del subsidio al diésel y a la gasolina extra.

En primera instancia el transporte pesado, buses urbanos, taxis y transporte escolar no permitieron la libre circulación de vehículos y peatones; posteriormente otros sectores,  el indígena sobre todo, siempre contestatario y reivindicativo, radicalizaron este paro. Independientemente de las muchas aristas del tema (antecedentes, causas, justificaciones, actores, convulsión social, negociaciones, derogación del Decreto, etc.), estas acciones ocasionaron que actividades productivas y comerciales fuesen suspendidas debido a los incidentes. Esto a la vez produjo repercusiones económicas, como referencia en Quito las pérdidas diarias en turismo fueron de 5 millones de dólares.

Ante la solicitud por parte de algunos sectores productivos, el Departamento de Economía y la Escuela de Turismo de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL) estimaron el impacto negativo en la economía de la ciudad de estas protestas. Si bien es cierto el grado de afectación no es el mismo para todas las actividades, por ejemplo en turismo fue de una contracción del 80%; luego de entrevistas y de observación directa se estima que en promedio las actividades económicas se vieron impactadas por una reducción de un 60%, lo que generó una pérdida diaria aproximada de 2´125.000  USD (dos millones ciento veinte y cinco mil dólares). Esto ha ocasionado que en 10 días de paro, es decir hasta el 13 de octubre, en la ciudad de Loja se presente una disminución (pérdida) de más de 21 millones de dólares en la economía local. (O)

[email protected]

COLUMNISTAS