‘No pensamos en el joven de hoy, sino en la persona del mañana’

FEB, 12, 2019 |

RECTORA. María Elena Viteri comentó sobre los nuevos procesos de aprendizaje que promueve Ecomundo.

La Unidad Educativa Ecomundo ocupa un rol protagónico dentro del desarrollo educativo en la capital de la provincia de Los Ríos. La institución llega a Babahoyo ante la necesidad imperiosa de tener una entidad con estándares académicos similares a los de las grandes ciudades.

Es así que en el año de 1998 se forma con el nombre de Espíritu de Babahoyo, pero cincos años después su nombre pasó a ser Ecomundo.

Una vez que el plantel ha arribado a los 21 años de gestión educativa, se ha enfocado en continuar a la vanguardia con nuevos conocimientos y Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), que vaya acorde a la demanda actual.
 

Análisis

La rectora del Ecomundo Babahoyo, María Elena Viteri de Rivas, refiere que se han propuesto innovar, hacer variantes que permitan formar a un estudiante que pueda tomar decisiones acertadas y sobre todo que sepa crear.

“No estamos pensando en el joven de hoy, sino en la persona que puede llegar a ser después de 10 o 15 años, que va a enfrentar una realidad completamente distinta a la de hoy. Precisamente por eso buscamos primero formarlo como ser humano”, detalló.

Con miras a que el estudiante pueda ser un empresario, emprendedor y formador, se aplican un proceso de aprendizaje basado en proyectos, conceptualizando qué es la prioridad para los seres humanos, en pro de la naturaleza, salud, etc.

Detalles

Para explotar las habilidades de los alumnos, a partir del próximo periodo lectivo esta unidad educativa promoverá una metodología relacionada con la robótica, a través de uso de tecnología informática.

Para el efecto ya se están ajustando detalles para el equipamiento de los laboratorios que acogerán a los jóvenes, quienes dentro de la malla curricular tendrán espacio para aprender a desarrollar y programar una línea constructivista.

“Trabajar en robótica puede parecer un juego para los niños y de eso se trata. La idea es que el estudiante tenga el interés de formar algo nuevo y despertar curiosidades. No solo queremos que aprendan a armar un pequeño robot, sino que hagan de este una creación útil y servible”, subrayó.

Viteri señala que con la robótica el estudiante puede llegar a hacer mucho más de lo que el maestro se imagina. Además, se rompe el estereotipo de las clases magistrales en las que el maestro era quien portaba todo el conocimiento y lo repetía. El conocimiento ahora está a la mano de todos, asegura la Rectora, quien cree en el estudiante como pieza clave para hacer del mundo un mejor lugar para habitar. (NDA)  

“Trabajar en robótica puede parecer un juego para los niños y de eso se trata. La idea es que el estudiante tenga el interés de formar algo nuevo y despertar curiosidades”.