Desempleo y dignidad

OCT, 22, 2017 | 00:03 - Por SARA SERRANO ALBUJA

“¿Qué podemos decir ante el gravísimo problema de la desocupación que afecta a los diversos países? Es la consecuencia de un sistema económico que ya no es capaz de crear trabajo, porque ha puesto en el centro a un ídolo, ¡que se llama dinero! Por lo tanto, los diversos entes políticos, sociales y económicos están llamados a favorecer un planteamiento distinto, basado en la justicia y en la solidaridad, que aseguran a todos la posibilidad de desempeñar una actividad laboral digna”.


Esta frase del papa Francisco se hallaba en una pequeñita hoja que reflexionaba sobre los derechos de los trabajadores y desempleados. La imagen sonriente de una panadera y su bandeja de palanquetas doradas vestía la portada. En oposición a esa alegría, pensé en cuánta preocupación y lágrimas provoca en nuestras familias el desempleo.


¿Será que tener trabajo en este país se convirtió casi en privilegio o derecho de personas afines a una tienda política?¿Será que no casarse con la corrupción o la sumisión es sinónimo de desempleo? Dignidad, creatividad, felicidad, comunidad, responsabilidad, transparencia, méritos, derechos, deberían ser palabras compañeras del trabajo y no clientelismo, serruchismo, explotación.


Hoy el país se ha concentrado en la batalla digna contra la corrupción. Pero entre los escándalos y agendas políticas nos estamos olvidando de que hay que pasar a la sanación, curar heridas, generar empleo y calidad de vida en este país roto por el desencanto. Un empleo ligado a la dignidad de la persona humana y a un proyecto social de futuro debería ser sostenible, no destructivo.


La Declaración Universal de los Derechos Humanos dice: “Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo”. Abundan leyes y constituciones y también ejércitos de desempleados. Los ecuatorianos podemos crear redes de solidaridad y asociatividad. Es hora de que hagamos nuestra propia revolución humanista y pacífica y forjemos empleos dignos como nuestros sueños.

  [email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

La crisis de los migrantes

00:16 | | Luego de caminar miles de kilómetros, la caravana de migrantes centroamericanos está a un paso de entrar a Estados Unidos.

Peligroso cóctel

00:14 | | Política y espectáculo no deberían mezclarse ni relacionarse pero en la práctica lo hacen.

La Asamblea Nacional

00:12 | | La Función Legislativa, según los preceptos de la división de poderes planteada por Montesquieu, es el primer poder del Estado y baricentro de la acción política.

Sin conciencia colectiva

00:10 | | Vivimos tiempos difíciles, realmente desalentadores ante tanta trama de corrupción que a diario ventila una novedad más.

Transición crítica

00:08 | | Vivimos una transición política.

La edad de las ideas

00:06 | | El laicismo volvió menos brutal la lucha por el poder, pero los dirigentes políticos pretendieron reemplazar a los dioses.

Justicia camaleón

00:04 | | La sorpresiva renuncia del fiscal Paúl Pérez Reina y la destitución de dos asambleístas escenifican un sistema político ‘reptiliano’ ...

Secretismo del asesinato en Mataje

00:02 | | Frontera Cautiva revela en “Tras los rastros de los periodistas ejecutados...

GALERIA DE VIDEOS