Proformas y recortes

DIC, 06, 2018 | 00:05 - Por ROSALIA ARTEAGA

Rosalía Arteaga Serrano

En las últimas semanas se ha venido tratando por el Ejecutivo y la Asamblea Legislativa la Proforma del Presupuesto del Estado para 2019, lo que reviste unas dosis generalizadas de incertidumbre por la variación del precio del barril del petróleo, que ha sufrido vaivenes, y que en los últimos días ha tenido una fuerte inclinación a la baja, lo que podría desestabilizar las previsiones para el próximo año.

Sabemos que el endeudamiento agresivo del gobierno anterior, en lo que hemos dado en denominar “la década perdida”,  así como el desempeño financiero de este último año,  nos dejan un hueco enorme muy difícil de llenar, ya que las fuentes de crédito no son abundantes y los intereses fijados para una economía que no aparece con cifras halagüeñas son dramáticamente altos.

El aparato estatal engordó tanto, que es difícil bajarlo de un plumazo por las repercusiones sociales que aquello puede tener, pero deben tomarse medidas que establezcan una cierta tranquilidad  dentro de esos indicadores económicos.

Algo que debemos recordar es que los presupuestos de educación y de salud deben ser sagrados, recortarlos significa hipotecar el futuro de una nación. Por supuesto que hay que exigir rendición de cuentas y que los recursos se inviertan de una manera transparente y planificada, de tal manera que se administren como una verdadera inversión que debe arrojar frutos.

Los recortes deben venir por el lado de los lujos en los que incurrió el gobierno anterior, por racionalizar la burocracia, por darle guerra a la corrupción, pero también deben activarse los mecanismos a través de los cuales se recuperen los dineros robados por personajes siniestros, lo que a la vez que incorpora estos recursos,  desestimula el accionar de futuros delincuentes.


[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS