Cultura y civilidad

ENE, 13, 2019 | 00:25 - Por MANUEL GARCA VERDECIA

Manuel García Verdecia

Después de la propia generación del ser humano, esto es, del individuo con inteligencia creativa, sentido de asociación y vida espiritual, fue la ciudad la más importante creación cultural de la especie humana. Con esta el hombre incorporó a la vida una segunda naturaleza, una surgida de sus más apremiantes y ansiadas necesidades. Esta no solo lo resguardaba de la intemperie y sus veleidades, sino que le permitía sumar sus fuerzas para contrarrestar las veleidades devastadoras de la otra.

La ciudad permitió que los seres humanos se asentaran y tuvieran tiempo para mirar a su alrededor y aprehender mejor cuanto los rodeaba e interaccionaba con ellos. Fue un sitio para estar pero también para irse y volver, de aquí el tráfago de información que posibilitó. De tal modo que posibilitó el intercambio de saberes y refinó habilidades e intereses. 

La ida en conjunto estimuló una acción más racional y consensuada, incentivó la cooperación, dio un contenido al ocio y diversificó el talento humano permitiendo la aparición de diversas artes y técnicas. Sin embargo lo más importante de todo es que desarrolló el sentido de la convivencia, es decir el respeto al otro. Ese respeto garantiza el funcionamiento correcto de la sociedad y el bienestar de los demás miembros de la comunidad.

La civilidad (cumplir con los  deberes de ciudadano y respetar las leyes) es el valor mayor para poder vivir unos junto a otros y compartir en paz y utilidad. Esto lo debemos rescatar y reforzar para que nuestras vidas ciudadanas sean más fecundas y felices. Tener presente que el otro existe y que también nosotros somos el otro. Solo en esa atmósfera de respeto y comprensión puede desarrollarse la vida civilizada.


[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Así es la historia y así el personaje

00:15 | | Velasco Ibarra fue cinco veces presidente de Ecuador y en varias ocasiones debió salir al exilio. Sus enemigos y sus seguidores siempre supieron dónde estaba, dónde vivía y qué hacía.

Interacción colectiva

00:10 | | Hay personas que dicen: “No importa lo que otros piensen de mí”. Lo dicen en voz alta para que los escuchen y se enteren que “yo soy así”.

Cédula ecuatoriana

00:05 | | Mi amiga Gladys no cabe en sí de júbilo, venezolana que ama al Ecuador, que ha venido infinidad de veces a visitarme, sola o con el marido y a quienes yo he visitado también en muchas oportunidades, tiene al fin su cédula ecuatoriana.