‘Sin miedo ante la verdad’

MAR, 08, 2019 |

POSE. La fiscal general (e), Ruth Palacios, no deja de mostrar su caracter risueño.

Noticias Relacionadas

Mujeres que construyen Ecuador

Se sienta seria con la espalda derecha. Siempre con vestidos y tacos, pocas joyas, y un copete. Mide sus palabras, pero cuando se equivoca frente a los periodistas, se ríe sutilmente. 

- Soy buena para contar un ‘cacho’, esa es la fama que tengo con mis amigos. Rara vez me han visto de mal genio. 

La única vez que se enojó en su despacho, en el tercer piso de la Fiscalía General, fue cuando le dijeron que no se podía hacer nada en el caso de Tomislav Topic. “Eso me reventó el carácter porque veo que la gente se pone barreras y se obnubila”.  

Para ella, “el miedo no existe” al investigar, aun cuando los investigados tengan influencia. “Justicia es justicia y quien tenga que responder, tendrá que responder”. Su miedo es tener procesos que no pueda sostener, porque el Estado y ella podrían ser demandados. 

Nació en Guamote, Chimborazo, y es la última de seis hermanos. Desde el 20 de noviembre de 2018, el Consejo de Participación transitorio le confirmó como titular encargada de la Fiscalía, un puesto al que no aspiraba. 

Trabajó en una notaría en Santo Domingo y comisaria de la Mujer en Quito. En 2006, se postuló para fiscal cuando “era soltera, sin compromisos” (sonríe). Ganó y solo pasaron dos meses cuando conoció a un secretario de Fiscalía, Raúl Flores, ahora su esposo y padre de sus dos hijas. 

En el primer embarazo recibía cientos de casos. Su doctor le pedía que descansara, pero el trabajo se acumulaba. Nació su hija y entre ella y su esposo se turnaban su cuidado; un día la llevó cargada a Loja, para interrogar a unos testigos. Con la segunda, siempre llevaba ‘municiones’ (comida) a las audiencias, sino escuchaba un constante: “mami, mami”. 

Ahora su futuro profesional es incierto, hasta que se conozca quién será el nuevo fiscal titular. 

Con esa mentalidad, no se complica si debe regresar al lugar de donde partió: trabajar como fiscal de carrera. (AGO)