¿Los ‘reemplazos’ de los cigarrillos reducen el daño a la salud?

MAR, 11, 2019 |

PROCESO. La combustión de un cigarrillo se da a partir de los 400 grados centígrados.

No es un secreto que el fumar es el principal factor de riesgo para padecer cáncer de pulmón, según la American Cancer Society. Y las cifras de quienes son parte de este grupo son alarmantes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó que hasta el año pasado existían 1.100 millones de fumadores y para el 2025, se estima que  la cifra de fumadores se mantendría estable por el crecimiento poblacional. Este y otros temas, se trataron en el foro desarrollado por la Sociedad de Investigación de Nicotina y Tabaco (SRNT, por sus siglas en Ingles) llevado a cabo en San Francisco, Estados Unidos.

Ante esta situación, la industria tabacalera ha dedicado recursos para desarrollar algunos dispositivos que hacen que el riesgo se reduzca en un 90%, según Picavet. Por ejemplo, PMI creó el IQOS, un dispositivo electrónico libre de humo y, por ende, sin combustión, al igual que los cigarrillos electrónicos  como Juul, de PAX Labs.


¿Por qué disminuye el riesgo?
La nicotina no es el factor desencadenante de las principales enfermedades asociadas al hábito de fumar, sino los componentes dañinos que se forman cuando este entra en combustión -proceso que se da a partir de los 400 grados centígrados y que puede llegar a los 900 grados- de acuerdo con Patrick Picavet, Director de Asuntos médicos de PMI. Según el Colegio Real de Médicos del Reino Unido, la nicotina por sí sola no es especialmente peligrosa y si esta pudiera ser provista en una forma que fuera aceptable y efectiva como sustituto del cigarrillo, “millones de vidas podrían ser salvadas”.

Al entrar en combustión, el tabaco libera en el humo más de 6,000 sustancias químicas, de las cuales, al menos 100 están clasificadas como componentes nocivos y potencialmente dañinos. El IQOS, un producto de tabaco calentado, llega a una temperatura máxima de 350 grados centígrados. Con esto se evita la combustión y reduce de manera significativa la exposición de sustancias tóxicas al organismo. Incluso, el Instituto Nacional de Salud y Medio Ambiente (RIVM) de Países Bajos explica que este tipo de productos “parecerían ser menos nocivos para la salud que los cigarrillos convencionales”.
 

Investigaciones
Picavet explicó que se han invertido 6.000 millones de dólares en investigación, desarrollo y fundamentación científica. Esta inversión ha permitido desarrollar productos sin combustión y hacer análisis científicos que han sido revisados por distintos especialistas e instituciones de salud reconocidas a escala mundial. Actualmente 6,6 millones de fumadores adultos han dejado el cigarrillo y se han cambiado a IQOS.

Pese a esto, la Asociación Médica Británica determinó en 2017 que se desconocen los riesgos absolutos del uso del cigarrillo electrónico; sin embargo, explicó que deberían incluirse en el contexto de daño sustancial asociado con fumar. “Existe un consenso creciente de que el uso de cigarrillos electrónicos es significativamente menos dañino que fumar: a diferencia del consumo de cigarrillos, el uso de los electrónicos no implica la combustión”. 

A esto, hay que sumar que el consumo de cigarrillos empieza en la adolescencia, según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés). Por ello, Picavet explicó que PMI realiza una serie de controles, que en algunos casos son más rigurosos que la ley local, con el fin de evitar que tanto los cigarrillos como cualquier producto que contenga nicotina, tengan accesos los menores de edad. (DLH)

Enfermedades
Causadas por el cigarrillo

° Cáncer al pulmón, esófago, laringe, boca y más.
° Problemas del corazón
° Impotencia sexual
° Úlceras gástricas 
° Cambios en la memoria