Mucho riesgo…

MAR, 24, 2019 | 00:12 - Por ALFONSO ESPIN MOSQUERA

Alfonso Espín Mosquera

Hay instituciones muy peligrosas y una de ellas el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs). Fue creado  por la Constitución de 2008, para promover los derechos de participación, la garantía de la de los derechos ciudadanos, el control social, la rendición de cuentas y la lucha contra la corrupción y la impunidad. Pero, fundamentalmente,  liderar los procesos de designación de autoridades seleccionadas a través de procesos inclusivos y transparentes. 

Sin embargo, actuó en beneficio de los intereses del exmandatario Correa. Fue una “lámpara maravillosa”, de la que emergía “un genio” que cumplía sus deseos. La designación de Julio César Trujillo, probó el poderío de esta entidad. Pudo evaluar y cesar a 27 autoridades que pertenecían a nueve entidades del Estado, durante los primeros seis meses de gestión.

Este Consejo es de tal poder y omnipotencia, que a cualquier gobierno  le conviene tenerlo de  su lado para hacer, deshacer y dejar en la impunidad la corrupción.  Los siete consejeros que resulten elegidos  deberán cumplir con varios  postulados: la selección y designación de autoridades. Quienes lleguen a ser parte de esta entidad deben tener una calidad moral a toda prueba y una neutralidad política  real. 

Mucho hay que temer que en el juego politiquero en el que hemos vivido, las componendas y compromisos electorales terminen quebrantando las mejores intenciones. Nunca debió existir esta institución  corremos el riesgo de que vuelvan varios indeseables que están a la espera de hacer su agosto en el Cpccs. Si el triunfo de la nulidad del voto para estas dignidades seria certero, nos aseguraría el fin de este mamotreto institucional. Si esto no ocurre, el riesgo de que aparezcan los pícaros, no tendrá nombre.

[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Consejo bajo sospecha

00:15 | | Las controversias dentro y alrededor del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social  no cesan. Luego de posicionados sus siete miembros, hubo polémica en la Asamblea Nacional.

Un sabor amargo

00:10 | | En el siglo XIX, Fiodor M. Dostoievski planteó la tremenda pregunta: “¿Qué será del hombre, después, sin Dios y sin vida futura? ¿Así, ahora todo está permitido, es posible hacer lo que uno quiera?”.

Adiós, hermano…

00:05 | | A finales de agosto de 2017, viajé a Flavio Alfaro para matricular mi camioneta.