Redes y enredos sociales

MAR, 25, 2019 | 00:02 - Por MANUEL CASTRO M.

Querer impedir las redes sociales es como cuando, en su respectivo tiempo, se quiso impedir la imprenta porque iba a difundir ideas peligrosas, o prohibir la dinamita por razones humanitarias, o la minifalda porque provocaba altos índices de testosterona, o bailar la lambada por las mismas razones. 


Cuando algo le gusta al ser humano, licor, sexo, poder, guerra, las prohibiciones y consejos sobran, además si vienen con nueva y oportuna tecnología, bienvenidas son, pasan de la novelería a convertirse en sistema. Tanto que las malas costumbres tienen más popularidad y difusión que las buenas. Como dice Benavente: “Raras veces el bien es fruto de buenos consejos.”


Lo grave a la fecha, pues vivimos a la velocidad de Fórmula 1, es que el derecho de todos a hablar en las redes sociales conduce a que las palabras de un sabio tengan  el mismo valor y verosimilitud que las de un racista, terrorista, mentirosos o calumniador. Igual se acepta lo escrito por un bromista que por un experto, un castrista  que un demócrata. Para algunos por la información que dan ponen al mismo nivel a Bolívar y Maduro, De Gaulle y Petain, por franceses, o San Francisco de Asís que Mussolini, por italianos, o Shakespeare que el poeta Clavijo.


Desde luego que sería necio e inútil establecer la censura a lo que se dice en las redes sociales. Eso está bien para los Putin, Erdogan, etc., o de una vez impedir el internet como en Cuba. Pero lo que se debe es regular la revolución digital para que no se desborden ideas negativas, que afectan a la condición humana (procacidades, racismo, fanatismo religioso, terrorismo). 


Ciertas ideas si son expresadas con altura, así no convengamos con ellas, se las debe oír, pero no a pretexto de la libertad de expresión dejar de condenarlas. Tal regulación corresponde a las fuentes: Facebook, Twitter. El resto corresponde a los padres y maestros, vigilar y educar en valores,  con sutileza  y conocimiento, pues como dice Moliere “Oponerse directamente a las opiniones es el medio de echarlo todo a perder”.


No olvidemos que ni el poder absoluto ni la charlatanería duran para siempre.


[email protected]
 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

¿Ineptitud nuestra?, ¿mañosería?

00:15 | | La opinión pública clama por la recuperación de lo robado durante la década correísta, pero ahora sus anhelos pudieran naufragar en un complejo laberinto legal.

Malditas cámaras

00:10 | | Es difícil convencer a alguien de que el mundo no está tan mal si cuenta con abundante material audiovisual que confirma todos sus prejuicios.

Sistema nacional de comunicación

00:05 | | Luego de la extinción de la Supercom, el sistema nacional de comunicación ha quedado en el limbo, en esa zona de donde nada se sabe, donde no hay indicios de si lo que viene es la penumbra o existe una luz.