Proliferación de candidatos y campaña sucia en redes marcaron las elecciones seccionales

MAR, 25, 2019 |

Dispersión. Se dio una elección compleja por los más de 80.000 candidatos.

Luego de una campaña corta de 45 días, ayer se realizaron las elecciones seccionales y de miembros del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs). Actores de varias tiendas políticas consideraron que estos comicios representaron un despertar democrático, pero alertaron sobre la dispersión y proliferación de candidaturas; además de la virulencia de la campaña sucia en redes sociales. 

Wilma Andrade, asambleísta nacional y presidenta de la Izquierda Democrática (ID), consideró que el proceso electoral se desarrolló con normalidad y tranquilidad, pero cuestionó la agresividad y constantes ataques desde las distintas plataformas.

“Ha sido una campaña demasiado agresiva, sucia, y sobre todo, sin rostro ni identificación, que quiso dañar, en el caso de Quito, al candidato ganador”, dijo

Además comentó que se debe evaluar seriamente el nivel de dispersión presentado, y responsabilizó al Consejo Nacional Electoral por la manera ligera en la que, en poco tiempo, autorizó la participación de más de 100 organizaciones políticas locales adicionales.
 

Análisis

Geovanni Atarihuana, director de Unidad Popular, consideró que este proceso marca un hito en la reactivación de la participación ciudadana en la política, aunque llamó la atención sobre el hecho de que también se percibe un gran resentimiento de la ciudadanía porque su situación económica, social y de seguridad no ha mejorado.


279
organizaciones políticas presentaron candidaturas. 

“Nosotros hemos tenido más de 7.000 candidatos a nivel nacional, lo que demuestra el despertar luego de 10 años de autoritarismo correísta. Sin embargo es cierto que hay demasiada dispersión de organizaciones a nivel local y parroquial”, aseveró.



Con respecto a si estos comicios son un termómetro de lo que sucederá en las elecciones presidenciales de 2021, tanto Atarihuana como Andrade coincidieron en que es muy pronto para que se marquen tendencias.

“No se vislumbra una organización política con verdadera fuerza a nivel nacional. Todo dependerá de cómo se posiciona cada uno con respecto a los temas más importantes como la crisis económica o la carta de intención con  el FMI”, puntualizó Atarihuana.

Por su parte, Jaime Nebot, líder del partido socialcristiano, a través de su cuenta oficial de Twitter, aseguró que alcanzarán la más alta votación en todo el país, lo que les posiciona como una organización a escala nacional para las elecciones presidenciales de 2021. (JS)

Observador

Kevin Casas Zamora, presidente de la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), reconoció que debido a la  gran cantidad de candidatos para los cargos en juego, los ciudadanos manifestaron malestar. “Hubo quejas por la complejidad del proceso y por la cantidad de papeletas”, acotó. Según Fundación Ciudadanía y Desarrollo en esta elección, se destinaron 35 millones de dólares de dineros públicos para la promoción electoral.