Secciones   /   Variedades

La salud bucal se cuida desde los primeros meses de vida

AGO, 26, 2019 |

SALUD. Los controles dentales en los niños contribuye a evitar problemas a futuro.

Julián tiene tres años y acudió, con sus padres, al consultorio de la odontopediatra Glenda Arias para una revisión dental de rutina. Esto porque debe ingresar a Inicial 2 con buena salud.

Él está familiarizado con el entorno del consultorio, pintado con colores claros y con juguetes por doquier. No le preocupan los instrumentos ni el material que usa la especialista. Más bien, mientras mira dibujos animados en una pantalla colocada en la silla del consultorio, abre su boca y deja que le realicen la limpieza y le apliquen fluor para fortalecer sus dientes.

Esta conducta se da porque sus progenitores tomaron la decisión de llevarlo a controles periódicos desde que aparecieron sus primeros dientes.
Luego del diagnóstico, Arias vio que él no tiene caries. Les pidió regresar en seis meses para una nueva evaluación.

Pamela Jaramillo, mamá de Julián, aseguró que es la mejor manera de prevenir. Menciona que su primer hijo también tuvo la misma rutina, y ahora, a sus 10 años, no tiene registros de caries y tampoco necesidad de ortodoncia. Sus dientes están bien alineados, aseguró.
 

La rutina
Arias dijo que los controles de los niños deben estar a cargo de odontopediatras y tienen que comenzar desde que aparecen las primeras piezas dentales, que es alrededor de los seis meses de edad. Esto para valorar, realizar limpiezas.

Pero en casa, el cuidado debe comenzar desde el nacimiento del bebé. Recomienda limpiar, una vez al día. Las encías con una gasa humedecida con agua para evitar que se acumulen bacterias y, al mismo tiempo, para habituar al infante a la limpieza posterior con cepillo, cuando ya tenga piezas. 

Indicó que las caries pueden aparecer después de cinco meses de la erupción de los primeros dientes, debido a la falta de limpieza. Si no son tratadas a tiempo, avanzan rápidamente y pueden abarcar toda la corona del diente e incluso afectar el nervio, y se requerirá de otro tipo de tratamientos.
 

Prevención
La experta insiste en los controles periódicos. Por lo menos cada seis meses, los infantes sin riesgo de caries deben llegar a controles; mientras que los que ya han registrado algún problema, tienen que hacerlo cada tres meses. El objetivo es limpiar la dentadura y fortalecerla con dosis adecuadas de fluor.

La buena alimentación también influye en la salud bucal; por lo menos hasta los dos años no se debe proporcionar dulces a los niños. Explica que el azúcar ocasiona que el PH de la saliva sea completamente ácido y el adecuado para la proliferación de bacterias que desmineralizan el esmalte de los dientes. En ese momento atacan las caries, aseguró.

El cuidado de las piezas dentales temporales es muy importante. Si no se lo hace, incidirá en el crecimiento físico y en la salud del infante, dijo la experta. En esas condiciones hay dolor e infección, y eso hace que el infante no se alimente adecuadamente y mantenga un carácter irritable. (CM)

Recomendaciones de higiene
° La odontopediatra Glenda Arias realiza las siguientes recomendaciones para una adecuada limpieza bucal en los infantes.

Cuando aparecen los primeros dientes, el aseo se debe realizar con una gasa humedecida con agua y con pasta dental sin fluor. 

Con la aparición de los primeros molares, que sucede alrededor del año y medio, se comienza a utilizar cepillo con cerdas suaves, y con una pasta sin fluor se realiza la limpieza de manera circular.

Pero si a esa edad el niño ya ha tenido antecedentes de caries, la experta recomienda el uso de productos que tengan dosis bajas de fluor. 

Cuando el niño ya completa toda la dentición, que es entre los dos años y medio a tres, la higienización debe darse dos veces al día con pasta dental, con dosis bajas de fluor.

Y cuando el pequeño ya sepa escupir, se puede introducir el uso de una pasta con una dosis más alta de flúor, concluye Arias. 

Porciones
Pasta dental

° Para limpiar la dentadura de niños menores de tres años, la cantidad de pasta dental debe ser del tamaño de un grano de arroz. La limpieza tiene que ser dos veces al día.

° En los niños mayores de tres años, la porción de pasta dental debe ser el equivalente a un grano de arveja. La limpieza a esas edades se llevan a cabo dos veces al día.