Secciones   /   Curioso

Buscan los huesos de una ‘bruja’ escocesa

SEP, 12, 2019 |

SITIO. La única tumba de una ‘bruja’ que queda en Escocia es la de Lilias Adie.

Una mañana de agosto de 1704, en una ciudad escocesa, una mujer se despertó agotada luego de una noche de excesos. En medio de la resaca, creyó tener algunos delirios, y lo primero que hizo fue echarle la culpa a la vecina, Lilias Adie, a quien acusó de haber convocado a Satanás para que le hiciera un hechizo, según Yahoo Noticias.
 

¿A la hoguera?
La acusación, que parecería irrisoria hoy, resultó ser fatal para Adie. Fue arrestada y llevada ante al ministro local, en el pueblo costero escocés de Torryburn, en el condado de Fife.  

Fue condenada a la hoguera, por “práctica de brujería y por haber tenido relaciones sexuales con el diablo”.

Pero no la quemaron, ya que luego de confesar, bajo tortura, que era bruja murió en la prisión. Los historiadores sospechan que se suicidó. La gente del pueblo la enterró en una tumba y la tapó con piedra gigante, para que no pudiera regresar de entre los muertos.
 

Injusticia
Hace pocos años, un arqueólogo encontró la tumba donde habían enterrado a Adie, pero pasó algo que no esperaba: los restos de la mujer no estaban allí. Faltaban desde hacía mucho tiempo, y, hace una semana, cuando se cumplieron 315 años de la muerte de Adie, los gobernantes de Fife se preguntaron quién podría tener los huesos de la mujer acusada de bruja para poder recuperarlos.

El cráneo fue visto por última vez en una exposición en Glasgow, en 1938. Los otros huesos probablemente se vendieron luego de que coleccionistas robaron su ataúd en 1852. Durante décadas, las autoridades de Fife estuvieron tras la pista de esos restos, con nulos resultados.

La importancia de rastrear y encontrar los huesos de la desafortunada mujer, tiene que ver con una campaña más amplia que se presentó la anterior semana en ese condado para conmemorar a las miles de personas que fueron perseguidas, torturadas o ejecutadas injustamente bajo la sospecha de ser brujas.