Una sanción imprescindible

El Art. 233 de la Constitución  dispone que “Ninguna servidora ni servidor público estará exento de responsabilidades por los actos realizados en el ejercicio de sus funciones o por sus omisiones".