Difunto Unasur, ¿bienvenido Prosur?

MAR, 21, 2019 | 00:05 - Por ROSALIA ARTEAGA

Rosalía Arteaga Serrano

Desde un inicio manifesté, sin importar quienes fueran los autores o gestores de la iniciativa, que crear un organismo regional teniendo como capital a Quito era una buena iniciativa.

Claro que después vinieron las obras faraónicas, los gastos excesivos, pero pensar en que Quito asumiera un papel de liderazgo en el concierto de las naciones suramericanas no me parecía mala idea.

Unión de Naciones Suramericanas (Unasur)  se contaminó con las politiquerías de sus miembros, se transformó en un foro oficial del socialismo del siglo XXI, refrendado por la colocación de la estatua del expresidente argentino y primer secretario general de la Unasur, Néstor Kirchner; empantanado por su composición y necesidad del voto unánime para elegir a sus dignatarios.

Pensé, y lo sigo pensando, que lo que se debía hacer era actualizar a la organización, no matarla para crear otra nueva, como sería Prosur, una iniciativa de los presidentes de Colombia y Chile, que andan promocionando con entusiasmo sus mentalizadores y que tendrá su primera reunión próximamente en la capital chilena.

En todo caso, si hablamos de la defunción de Unasur, y se prepara una nueva iniciativa, lo que corresponde al Ecuador es mantener la sede, antes de que se piense en desmantelarla o exigir su devolución.

Allí hay un dinero de los ecuatorianos, hay un entusiasmo y la realidad de que todavía puede salvarse esa sede que coloca a Ecuador en el liderazgo de una organización regional a la que hay que apostarle para su éxito, con las innegables consecuencias positivas dentro de la geopolítica de la regional.


[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Salud y bienestar

| Si bien desde 1990 se han realizado grandes progresos en ámbitos de salud como en la reducción de la mortalidad materna a casi un 50%; la vacuna contra el sarampión que ha evitado 15,6 millones de muertes desde el año 2000.

Prevaricato

| El nombramiento de la Corte Constitucional, nos llenó de esperanza, después de una década de oprobio. Sin embargo, no han transcurrido seis meses de su funcionamiento y ya tenemos dos reacciones que los desfigura: la primera.

¿Ineptitud nuestra?, ¿mañosería?

00:15 | | La opinión pública clama por la recuperación de lo robado durante la década correísta, pero ahora sus anhelos pudieran naufragar en un complejo laberinto legal.

Malditas cámaras

00:10 | | Es difícil convencer a alguien de que el mundo no está tan mal si cuenta con abundante material audiovisual que confirma todos sus prejuicios.

Sistema nacional de comunicación

00:05 | | Luego de la extinción de la Supercom, el sistema nacional de comunicación ha quedado en el limbo, en esa zona de donde nada se sabe, donde no hay indicios de si lo que viene es la penumbra o existe una luz.