Altos niveles de agresividad

MAY, 21, 2019 | 00:10 - Por SALVATORE FOTI

Salvatore Foti 

La muerte de Julio Cesar Trujillo evidenció el alto nivel de agresividad que se vive en el país. Ni a la muerte se le respeta en las redes sociales. Tuve el disgusto de leer ataques e injurias inauditas inclusive antes de su defunción. Mal gusto y a menudo verdaderas dosis de maldad que deben hacernos reflexionar, pues estamos sentados sobre una bomba de relojería que tarde o temprano va a explotar.

Otro indicio de la violencia que vive el país es la agresión sufrida por Vinicio Alvarado, alto funcionario de Rafael Correa, quien fue golpeado e insultado públicamente. La prensa también ha tenido lo suyo, pues se han cerrado medios y castigados o demandados a otros que, supuestamente, atentaron contra la honra de una que otra institución pública. Hay niveles muy altos de testosterona, pero muy bajos en neuronas.

A los periodistas ya se los tacha de correístas o anticorreístas. Parecería que nadie puede dejar de ser considerado “enemigo” político. No hay dialogo; hay intolerancia. No hay política pública, para el pueblo hay humo y circo. No hay objetividad, se van perdiendo irremediablemente los matices de izquierda y derecha. Todo y todos son o correístas  o anticorreístas. ¡Qué barbaridad! 

A esto se ha reducido la vida política del país, que es absolutamente autorreferencial y cínica. Algunos han llegado a fomentar la agresividad. Saber que empezaremos un nuevo ciclo, con nueva presidencia y nuevas comisiones en la Asamblea Nacional, deberían hacernos reflexionar sobre cuán frágil es la estabilidad política de la cual aparentemente gozamos.

Hay que empezar a poner más atención a los verdaderos problemas de la población, que necesita trabajo y estabilidad económica. Se prefiere perseguir fines muy egoístas que, más temprano que tarde, podrían llevarnos a confrontaciones como las que se están dando en otros países. 

Seguir recurriendo a la justicia para que abra investigaciones a nuestro antojo, tampoco contribuye a la tranquilidad ciudadana y menos a instrumentalizar y capitalizar a las grandes figuras que hoy no  nos acompañan. Se está inaugurando   una espiral de violencia y caos, pero nadie parece darse cuenta.


[email protected]
 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

La salud espiritual

| Dios corrige a los que ama, es decir a todos; porque nos trata como a hijos que somos. Su medicina es el Amor, que nos garantiza salud, felicidad, gozo.

Una revolución con precio

00:40 | | Según John Bolton, el asesor de seguridad del presidente Donald Trump, allegados a Nicolás Maduro han discutido con Estados Unidos su “salida” como presidente de Venezuela.

El peligro es que regresen

00:35 | | Son más diferencias que similitudes, pero se encendieron las alarmas en el Ecuador.

Ladrones a tiempo completo

00:30 | | Hay que comenzar a llamar las cosas por su nombre. Ladrones son quienes han desfalcado el Estado sin ningún pudor.

La corona, símbolo vacío

00:25 | | El cierre de reinados en algunas capitales de provincia, lleva a repensar y cuestionarse las tradiciones, como piezas de museo.

Chats que incendian

00:20 | | La comunicación telefónica entre jerarcas del correato, revelada por Fiscalía, reafirma las prácticas corruptas, enredos mafiosos y angustias por imponer la costumbre de convivir en impunidad.

¿Con qué plata?

00:15 | | Hay tres ámbitos fundamentales que no admiten negociación alguna: la salud, la educación y la información; pero, quizá por tratarse de la vida humana.

Actriz de Manuela Sáenz, homenajeada en Guayaquil

00:10 | | La serie Simón Bolívar narra la cotidianidad de su vida en la hacienda San Mateo (Venezuela), su matrimonio con María Teresa del Toro (Madrid).

Violencias

00:05 | | E. había salido a tomar unas cervezas. A la medianoche pidió un taxi, se bajó cerca de su casa y, un rato después, perdió el conocimiento. A la mañana siguiente.

COLUMNISTAS