Guerra de pocos

MAY, 22, 2019 | 00:10 - Por DANIEL MARQUEZ SOAREZ

Daniel Márquez Soares

No es lo mismo un rival que un enemigo. El primero es alguien contra quien las circunstancias nos obligan a competir. Este desea lo mismo que nosotros y muchas veces el juego es de suma cero: debemos perder para que él gane y viceversa. Uno busca derrotar a su rival, pero solo porque es la única manera de conquistar el objetivo. A la larga, en ese proceso competitivo, ambas partes aprenden y mejoran. 

Un enemigo es algo muy diferente. Un enemigo es alguien a quien nuestra integridad, prosperidad o a veces incluso nuestra existencia misma le resulta intolerable. Con un enemigo no se puede negociar ni razonar porque el único objetivo que este busca es nuestra destrucción. Por eso te empuja a comportarte como él: hay que destruirlo para no ser destruido primero. 

Entre rivales hay aprendizaje, complicidad, camaradería y, a la larga, incluso prosperidad mutua. Entre enemigos no hay nada más que sufrimiento, empobrecimiento y violencia. Los rivales se fortalecen el uno al otro tras una contienda. Los enemigos, sin importar quien haya ganado, siempre salen peor de lo que entraron.   

A los políticos les encanta convertir a algo tan aburrido, noble y simplón, como la administración pública en una guerra a muerte. Quieren convencer a todo el mundo, pero sobre todo a sus partidarios, de que no están lidiando apenas con rivales que les disputan su objetivo, sino con enemigos que amenazan su integridad y seguridad. 

¿Por qué hacer eso? ¿Por qué traer a la política un clima de histeria y paranoia? Porque en la guerra todo se vale. Si conseguimos convencernos de que estamos luchando por nuestra supervivencia, seremos capaces de dejar pasar un montón de cosas que en un contexto de paz nos parecerían intolerables: violencia, robo, chantaje, mentira, indelicadeza, intriga, etc.  

Durante los últimos días, Santiago Cuesta y Fernando Villavicencio nos han recordado con su encontronazo cuán binaria, frenética e inescrupulosa sigue siendo la pelea política en nuestro país. Lo importante es no caer en su juego: el que para algunas personas, por sus intereses y su pasado reciente, la derrota política represente un riesgo vital no significa que para todos nosotros lo sea. No es guerra de todos.   


[email protected]

 


 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

La salud espiritual

| Dios corrige a los que ama, es decir a todos; porque nos trata como a hijos que somos. Su medicina es el Amor, que nos garantiza salud, felicidad, gozo.

Una revolución con precio

00:40 | | Según John Bolton, el asesor de seguridad del presidente Donald Trump, allegados a Nicolás Maduro han discutido con Estados Unidos su “salida” como presidente de Venezuela.

El peligro es que regresen

00:35 | | Son más diferencias que similitudes, pero se encendieron las alarmas en el Ecuador.

Ladrones a tiempo completo

00:30 | | Hay que comenzar a llamar las cosas por su nombre. Ladrones son quienes han desfalcado el Estado sin ningún pudor.

La corona, símbolo vacío

00:25 | | El cierre de reinados en algunas capitales de provincia, lleva a repensar y cuestionarse las tradiciones, como piezas de museo.

Chats que incendian

00:20 | | La comunicación telefónica entre jerarcas del correato, revelada por Fiscalía, reafirma las prácticas corruptas, enredos mafiosos y angustias por imponer la costumbre de convivir en impunidad.

¿Con qué plata?

00:15 | | Hay tres ámbitos fundamentales que no admiten negociación alguna: la salud, la educación y la información; pero, quizá por tratarse de la vida humana.

Actriz de Manuela Sáenz, homenajeada en Guayaquil

00:10 | | La serie Simón Bolívar narra la cotidianidad de su vida en la hacienda San Mateo (Venezuela), su matrimonio con María Teresa del Toro (Madrid).

Violencias

00:05 | | E. había salido a tomar unas cervezas. A la medianoche pidió un taxi, se bajó cerca de su casa y, un rato después, perdió el conocimiento. A la mañana siguiente.

COLUMNISTAS