Estado óptimo-real

MAY, 24, 2019 | - Por Andrés Gómez Carrión

ANDRÉS GÓMEZ CARRIÓN

Los hechos que a diario suceden en todos países del mundo, más allá del contexto holístico diferenciador entre los mismos, sirven como mecanismos de aprendizaje para corregir errores propios.

Desde hace algunas décadas, en América Latina se han desatado cientos de casos de corrupción de distintos tipos y de diferentes magnitudes. Esa lamentable y repetitiva realidad ha llevado a la sociedad a perder progresivamente la capacidad de asombro respecto del manejo ilegal de recursos y bienes del Estado. Por consiguiente, de alguna forma la corrupción se ha naturalizado en varios países de la región subcontinental.

Gran parte de responsabilidad la tienen que asumir los gobiernos de turno, mismos que han utilizado todo el contingente estatal en su multidimensionalidad para encubrir los actos de corrupción. Y una menor la ciudadanía que ha sido indiferente ante el manejo de los recursos públicos.

Actualmente, Austria vive una de las crisis políticas más agudas de su historia reciente, producto de un escándalo de corrupción que envuelve figuras de alto nivel jerárquico, principalmente a quien hasta hace pocos días se desempeñó como Vicecanciller. Producto de eso, el gobierno central ha decidido separar de su cargo a todos los implicados e incluso anticipar las elecciones.

Más allá del análisis propio que se podría realizar de las llamativas relaciones que existen entre el sector privado y público de Europa central y Eurasia, esta columna tiene como objetivo hacer un llamado a que aprendamos como región que los casos de corrupción por más que pertenezcan al mismo gobierno no deben ser obviados y mucho menos encubiertos.

Un Gobierno ideal-utópico es aquel que no tiene actos de corrupción, un Gobierno óptimo-real es aquel en el que no se toleran los actos de corrupción.

[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS