El por qué de la delincuencia

JUL, 22, 2019 | - Por Mesías Mestanza Solano

En estos últimos años, la delincuencia ha crecido y se ha multiplicado sin medida y como nunca, dado a muchos factores, que comienzan con normas legales que se insertaron en el Código Orgánico Integral Penal (COIP), que solo favorecen a quienes están al margen de la ley, tales como entre otros beneficios: la conciliación en caso hayan sido descubiertos; las famosas medidas cautelares de presentación periódica ante la autoridad y la prohibición de ausentarse del país, la fianza, el arresto domiciliario, y si vamos más allá todavía, la suspensión de la pena; pues son muchas las garantías de los reos como para ser detenidos en la mañana y ser puestos en libertad en la tarde; todo esto en perjuicio de la ciudadanía que se ve impotente frente a la agresividad de los delincuentes, que han tomado mucho valor no sé si por las leyes blandas o por la droga, que parece los fortifica y los hace aparecer como intocables.

Mientras que la policía arriesgando sus vidas persiguen por las calles a los antisociales, olvidándose que tienen familia, y lo que es más sin armamento, y si lo tienen, están vedados de hacer uso, porque irán a la cárcel ya sea por disparar o por no hacerlo (por omisión); es decir la vida del policía vale mucho menos de la de los delincuentes; pues los Derechos Humanos no se han hecho para policías. Entonces señores asambleístas dejen de sacarse los cueros al sol entre compañeros y dedíquense a reformar el famoso COIP, instrumento de servicio de los reos en perjuicio de la gran sociedad civil.  

No se trata de endurecer las penas, sino de hacer efectiva la prisión, a efecto al menos de que salgan con sentencia, ya sea cumpliendo la pena o acreditando su inocencia. El usuario de la justicia ya no quiere denunciar siquiera, porque dicen que en la tarde saldrán libres, y esto por supuesto no por acción discrecional de fiscales y jueces, sino por mandato de la ley; así de sencillo. Para el colmo, el reo sabe que no tiene que contratar a un abogado para su defensa, porque el Estado lo designará uno, que por supuesto es pagado por todos nosotros en los que está incluido la víctima…¡qué pintoresco no!. Las reformas a la ley penal son  impostergables, pero caramba, con este problema del Padre Tuárez también, no habrá tiempo hasta botarlo de una vez.

[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

¡Mantén el ánimo!

| Y no te canses!, insisten con amor los padres a cada uno de sus hijos frente a los retos de estudio, trabajo u otros desafíos de la vida cotidiana.

Esquel

| Esquel es una fundación con sede en Quito, que desde 30 años atrás ha buscado fortalecer todo tipo de organizaciones y actores sociales...

Incertidumbre argentina

00:16 | | La derrota del presidente Mauricio Macri en las primarias celebradas el domingo pasado en Argentina coloca al peronismo a un paso de ganar las elecciones del próximo 27 de octubre.

Pasividad social

00:14 | | Vivimos atrapados en una telenovela. Desde que la Fiscal General del Estado lidera la investigación en el caso Sobornos 2012-2016.

El sobregiro recurrente

00:12 | | Mientras en 2014 Rafael Correa liquidaba cooperativas y fondos de ahorro gremial y sindical en el sector público, en la presidencia había una caja “solidaria”.

Parque Bicentenario y patrimonio

00:10 | | El 10 de Agosto de 1809, Primer grito de la Independencia hispanoamericana, cumplió 210 años y su festejo pasó casi desapercibido.

Réquiem para Argentina

00:08 | | Los resultados de las elecciones primarias en Argentina sorprendieron.

No caer en populismos

00:06 | | Una marcada crisis institucional se junta al desprestigio político y destitución, de un cura y tres prosélitos, de un incierto Consejo de Participación Ciudadana.

Sociedad apática

00:04 | | Ecuador registra los niveles más bajos de participación ciudadana desde que es incluido como caso de estudio en el Latinobarómetro que evalúa la cultura política de 19 países de América Latina.

Urgencia política

00:02 | | Esta ha sido la semana de las censuras.

COLUMNISTAS