Politizar el crimen

SEP, 16, 2019 | 00:05 - Por MANUEL CASTRO M.

Manuel Castro M.

En Latinoamérica ha surgido una nueva habilidad para no someterse a las leyes penales de los gobernantes y exgobernantes acusados con sólidas evidencias de peculado, cohecho, coimas, crimen organizado. Esta astuta nueva defensa consiste en politizar sus crímenes.  

Todo lo cual causa indignación ante una justicia que no es pronta en sentenciar con firmeza, dureza y resarcimiento de daños y perjuicios a tales depredadores de los bienes públicos. Por supuesto que la justicia no es venganza, pero tampoco puede ser indiferente y, por meros formalismos, dejar de ser la dura Ley.

Al resurgimiento de la terrorista FARC se trata de darle visos políticos, con admiradores y apoyos ideológicos (Maduro y su bandas izquierdistas americanas), cuando se trata de criminales y narco delincuentes, para lo cual no se necesitan pruebas sino solo prestar atención a sus proclamas subversivas. 

Así se logra que se olviden del hambre,  dolor y opresión  en Venezuela. Se olviden de los crímenes de Ortega en Nicaragua, reconocidos  al fin por la señora Bachelet. Se olvide el fraude en potencia de Evo en Bolivia. Y se olviden y se perdonen los crímenes económicos de los Kirchner en Argentina, porque sus autores son políticos con posibilidades de triunfo.

A fin de no llenar las cárceles con los de los gobernantes abortados por el socialismo del siglo XXI, populismo que no ha muerto y está “insoportablemente vivo” como dice Esperanza Casullo, es innegable que se ha formado un enemigo de las democracias que es necesario identificar, que cumple con la afirmación de Baroja de  que “La política es un sucio juego de compadres”. 

Tal enemigo lo conforman Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, no sus pueblos sino sus gobernantes, que no son otra cosa que gerentes totalitarios, que además quieren extender sus garras en otros países de América Latina, entre los cuales está el Ecuador, provisionalmente libre del correísmo. Es hora de no caer en esas trampas y debates politiqueros, y recordar como dice Alexis Carrel que las cárceles están llenas de limitados mentales, pues “los criminales inteligentes están en las calles”, impunes.

[email protected]
 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Paz, un estado necesario

| Después de varios días de intensas manifestaciones, con episodios de caos social, jornadas de violencia, odio y temor provocados por sectores infiltrados dicho por la dirigencia indígena y el propio gobierno; nos queda mucho por reflexionar en lo político y social.

¡Nunca más!

| Los indígenas no paralizaron el país. ¡lo destruyeron! No hay que romantizar el movimiento indígena. No es lo que fue en los 80.

La encrucijada nacional

00:15 | | Los economistas se rompen la cabeza, mientras los aficionados ofrecen todo tipo de soluciones – unas creativas, otras trilladas; muchas populistas.

El Estado doblegado

00:10 | | Los ecuatorianos solemos avanzar cien pasos para luego retroceder noventa y nueve.

Ciegos

00:05 | | Los ilustradores otomanos que están a órdenes del sultán turco, en ‘Me llamo rojo’, de Orhan Pamuk, son activistas políticos, pues sus trazos, colores y formas preservan la tradición pictórica oriental y lo que dictan los preceptos religiosos de no hacer idolatría.