Milagro…

SEP, 21, 2019 | 00:05 - Por ROQUE RIVAS ZAMBRANO

Roque Rivas Zambrano

Jesús mide un metro noventa. Se acomoda, encorvado, en su Chevrolet Beat, el auto que le permite reunir el dinero para mantener a su familia en Ecuador. Mientras conduce, abre la galería de fotos en su celular para mostrarme un milagro: su hija. “Ella fue planificada”, me dice, mientras la emoción se apodera de sus palabras y el pecho se le agranda de orgullo.

La pequeña, que cumplió nueve meses, viste de color salmón, luce radiante, tiene rizos y custodia un pastel de chocolate. Sesenta días atrás, la misma bebé sonriente de la imagen estaba en la incubadora, imaginando que navegaba en el vientre de su mamá, mientras todos sus órganos maduraban. 

“No tenía uñas, ni tetillas”, explica Jesús riendo, al recordar el primer encuentro con su primogénita que, debido a un embarazo de alto riesgo, llegó apresuradamente al mundo. La clasificaron como “prematura extrema”. Los riesgos de esta condición son múltiples y aterradores. 

Los médicos vaticinaron problemas con el desarrollo de la visión, de posibles derrames cerebrales, insuficiencias respiratorias, cardiacas, infecciones, traumatismos y hasta muerte. Según la OMS, las complicaciones relacionadas con la prematuridad son la principal causa de defunción en los niños menores de cinco años. Pero Jesús nunca perdió la fe.  Había esperado tanto por su niña, que nada podía salir mal. En el pasado, cuando lo intentó por cuatro años, no logró ser papá. Probó tratamientos en su natal Venezuela pero no obtuvo los resultados esperados. 

En un país lejano, volvió a  probar con más suerte.  No fue fácil (nada lo es para los migrantes). Tuvo que dejar su negocio de comida, para dedicarse más tiempo a cuidar de su pareja. Hoy, pese a lo difícil de la situación, es feliz con el milagro: su hija, prematura extrema, sana y completa. 


[email protected]
 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Saldos

| Luego de la tregua a las protestas, los saldos que nos quedan son: Un país que perdió más de mil millones de dólares por el colapso de su productividad. No miro hacia los grandes productores, ya que seguro se recuperarán pronto.  

Karla Cobos y Betsy Paredes.

| Ha pasado cerca de una semana de aquel 12 de octubre del 2019, día que quedará grabado en la retina de todos los ecuatorianos, por haber sido la jornada más violenta y trágica que se vivió dentro de las manifestaciones que tuvieron paralizado al país por cerca de 15 días, al inicio protagonizadas por los gremios del transporte, cuando no defendiendo sus mezquinos interés.

Otras malas noticias

00:15 | | La semana pasada fue nefasta para el país. Por las protestas y el vandalismo que las acompañó, además de millonarias pérdidas materiales, la contracción de la inversión.

A dar la cara

00:10 | | Salgamos a dar la cara. Si diste órdenes excesivas, si apedreaste a otro, si saqueaste negocios de otros como tú o como tu madre.

Hay que decirlo

00:05 | | Los últimos acontecimientos visualizaron la sociedad que somos, todos opinaron y con la red incendiaron el ambiente, una euforia de racismo, clasismo y destrozos.